jueves, 23 de octubre de 2008

QUE NO PANDA EL CÚNICO

La Bolsa de Valores Limeña (BVL) en caída libre:


Lo que NO significa que nuestra economía este camino a la ruina. El valor de las acciones es "ficticio" pues se trata de las expectativas del mercado sobre LA RENTABILIDAD de una empresa debido a factores tales como producción, demanda, costos operativos, cotización de las materias primas (commodities), etc.

Como indicador la bolsa se adelanta semanas (incluso meses) a la economía general. En este caso la caida de la bolsa limeña indica que el consumo se contraerá y que las empresas, por tanto, venderán menos. En el caso de las AFPs lo que se ha afectado es la rentabilidad de los fondos de mediano y alto riesgo, algo de lo cual los pensionistas que optaron por ellos debieron estar bastante bien advertidos. Afortunadamente en nuestro sector financiero no hubo la expansión crediticia ni el endeudamiento paquidérmico que hubo en otros países como Argentina. Recién empezábamos con los créditos a diestra y siniestra (bancarios, hipotecarios) cuando se vino la grande. Menuda suerte la nuestra.

Pero de haber grandes perdedores los hay: aquellas personas que invirtieron en la BVL atraídas por su enorme rentabilidad (casi 170% en el 2006) y que, para colmo, reportearon sus acciones a manera de crédito o financiamiento. En teoría son gente que no necesitaba ese dinero (regla #1 de la bolsa: "no inviertas la plata que vas a necesitar sino la que NO vas a necesitar") pero en la práctica no son pocos los "enchufados" que han invertido sus ahorros animados por mercachifles, irresponsables y estafadores que nunca faltan en nuestro medio. Eso, sin contar con que muchas Sociedades Agentes de Bolsa (SAB) no informan ni advierten a sus pequeños inversionistas, y que la CONASEV, la entidad que se supone debería supervisar el mercado bursátil, no cumple con su trabajo.

Tengo entendido que la crisis ha costado los cabezas de algunos gerentes y analistas financieros en las AFPs y bancos. Pero también hubieron quienes "la vieron" (los que sospecharon que las burbujas del petróleo y el boom de los metales estaban a punto de reventar como efectivamente sucedió) y liquidaron sus posiciones a tiempo antes del crack. De todas formas, mientras dure la recesión (medio año probablemente) en los países desarrollados acá vamos a tener que ajustarnos la correa (no necesariamente disminuyendo el consumo sino evitando contraer deudas) y luchar -literalmente- contra las tentaciones populistas de capturar sectores de la economía dizque en "beneficio de las mayorías" pero que en realidad nos llevarán al caos y la miseria total.

He dicho! (Y sorry por no poner links)

Tags:

3 comentarios:

  1. Anónimo10:45 a. m.

    Saludos Roedor:
    Por sanbalandia ya se siente la pegada con la brutal contraccion de los creditos especialmente para la compra de automoviles.
    A pesar del escenario sombrio en la volsa de valores, se percibe que esto no afectara los ahorros en los bancos (al menos eso infiero) y eso roedor me saca un oeso de encima (aparte del que me esta sacando el calor infernal), por lo demas interesante post, sobre todo despues de enterarse el atraco de los Kitchner a los aportadores de AFP´s (calculado en cerca a la decena de millon aproximadamente).
    Atte
    WACO

    ResponderEliminar
  2. Los argentinos vivieron una recuperación ficticia que de nuevo los devolvia a su alucinado estatus de "pais desarrollado". No quisieron ver que su gobierno les manipuló políticamente enarbolando banderas anti mientras concertaban canje de deuda y prestamos con las entidades que supuestamente fueron las culpables de su anterior caida (FMI, BM, etc).

    Ahora que se les viene la noche ¿que dirán? Que me perdonen los gauchos pero lo que les va a pasar se lo tienen bien merecido por dejarse arrastrar políticamente.

    ResponderEliminar
  3. Hay que mantenerse alerta no nos vaya a coger desprevenido todo esto y luego no saber que hacer cuando ocurran los hechos.

    ResponderEliminar