jueves, 30 de octubre de 2008

DERECHOHUMANISMO DEL MÁS ALLÁ

Si Bartolomé de las Casas viviera en nuestros días sería un teoliberacionista cura progre. Vía el GCC (no confundir con la GCU de la China Tudela) tenemos un impagable ejercicio de dislocación en el tiempo con la respuesta via e-mail del fraile dominico a una consulta jurídica hecha por el profesor Daniel Salas. Si Marx y Engels usan el internet ¿porqué no el defensor de los yndios? Total, muchos de los recursos discursivos del reivindicacionismo se mantienen vigentes: para saldos basta con señalar una tragedia; para pasivos, los del pasado; y para culpas, el otro.

Copio y pego un fragmento por ser de interés cívico y paranormal:
3. Preguntado si el señor natural puede dejar de serlo por algún motivo
Respondo que Alan García es señor natural del Perú mientras gobierne de acuerdo con la constitución que los ciudadanos han pactado.
Esto mismo lo dice Aristóteles en su Política. El señor natural es electo por el pueblo pero deja de serlo cuando gobierna contra la voluntad de este. Entonces se convierte en tirano y ya no gobierna como legítimo señor. El gobernante que olvida este principio comete temeridad y se expone a la rebelión con causa justa.
4. Preguntado sobre a quién le pertenece el oro hallado en el galeón que navegaba desde el Perú a España, respondo
Que el oro extraído del Perú pertenece al estado peruano.
Ello se entiende porque el Estado peruano es legítimo heredero de los bienes del Virreinato peruano y, por tanto, es dueño del oro extraído de su territorio.
5. Preguntado si, como dice la congresista Hilaria Supa, cabe reclamar al rey de España la restitución de todas las riquezas sacada de aquellas tierras, respondo
Que todo el oro extraído por España debe ser de inmediato devuelto a las Indias.
Desde que comenzaron las disputas sobre el derecho de España de conquistar las Indias y destituir por la fuerza a los señores naturales de aquellas tierras, fue probado que el rey de Castilla carecía del derecho a gobernar y a hacer trabajar a los indios, que los indios, al no haber hecho violencia alguna contra el emperador, no podían ser objeto de guerra justa, que los españoles que ejercieron violencia contra los indios y los esclavizaron y los mataron cometieron pecados nefandos prohibidos por nuestra santa religión, dando además, a estas pobres e inocentes gentes, mal testimonio de la palabra de Jesucristo Nuestro Señor. El canónigo Matías de Paz también lo sostuvo: que si para dar testimonio de nuestra fe era necesario dar nuestra vida, con mucha mayor razón podíamos renunciar a los bienes materiales. Respondo también que retener lo robado es pecado, aun cuando hayan pasado siglos, ya que el tiempo de la restitución nunca vence. Cómo España tenía la obligación de restituir el gobierno y las riquezas hurtadas lo expuse en mi Tratado de las doce dudas. Lo dije y lo demostré desde un principio y si don Juan Carlos de Borbón me lo preguntara nuevamente le diría: ahora, pues… aguanta que te lo reprochen cada vez que te vean.
6. Preguntado, si acaso ese oro puede usarse para buena causa, respondo
que la mejor restitución sería que el señor gobernante del Perú se la diera a los que sufrieron injustos vejámenes, violaciones, muertes y otras gravísimas ofensas con las que se inquietó al Perú y se hizo gran daño, sufrimiento y escándalo, con la aprobación de las autoridades, especialmente a las gentes más humildes y desamparadas, hechos por los cuales Dios hará justicia.
Consulta jurídica: Bartolomé de las Casas responde por Daniel Salas, vía Gran Combo Club

Tags:

2 comentarios:

  1. Gracias por la cita. Pero que quede claro que mi interés no es de ninguna manera hacer apología de los resentimientos. La pobreza del Perú, ya creo haberlo dicho antes, no se debe a que los españoles se hayan llevado "nuestro" oro. Para comenzar, el uso del posesivo "nuestro" delata un inmenso anacronismo.

    Mi intención es demostrar que el pensamiento teológico del siglo XVI no es, ni por asomo, parecido a esa caricatura oscurantista con la que se lo representa hoy en la cultura de divulgación. Tampoco es verdad, como piensan los reaccionarios, que el tomismo apoyara firmemente el sistema estamental virreinal, el cual consideran, además, un modelo político perfecto. No fue así. Desde el principio muchos teólogos advirtieron que la evangelización por la fuerza y la esclavización de los indios era un error y un pecado gravísimo que no estaban justificados por la tradición. Francisco de Vitoria llegó a considerar nulos los bautismos hechos a los niños en contra de la voluntad de sus padres.

    Las Casas, mucho ojo, no era un "progre". Era un hombre de mentalidad conservadora y sus argumentos solían atenerse a la tradición, especialmente a santo Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo. La miradita que pretendí echar era por el uso político que podría tener un juicio semejante cuando los contextos son distintos. Los anacronismos son tontos pero como discurso son políticamente útiles y efectivos. Es por eso que el reivindicacionismo indígena actual insiste en endilgar el pasivo histórico a los españoles contemporáneos.

    Lo de Las Casas era bastante pertinente en su tiempo. La curiosidad que despierta un hipotético diálogo con él sería por conocer sus pensamientos y juicios sobre nuestra herencia cultural hispánica como hecho consumado.

    ResponderEliminar