lunes, 22 de diciembre de 2008

TRIBUTO AL CHUPONEO

Del grupo mediático El Comercio al grupo mediático La República: el in-dependiente Augusto Álvarez Rodrich regresa con un tributo al recientemente fallecido "Garganta Profunda" del caso Watergate, Mark Felt.

Los datos de ‘garganta profunda’ –alias que aludía a la película pornográfica más conocida de la historia, entonces recién estrenada– les permitieron a Woodward y a Carl Bernstein concretar la investigación periodística más célebre por sus notables consecuencias políticas.
Principalmente, traerse abajo la Presidencia de Nixon por inmoral, reforzar la influencia de la prensa independiente, y motivar a miles de periodistas de todo el mundo a entender el oficio como debe ser, es decir, como un medio para advertirle al poderoso del riesgo que corre si se porta como un truhán.
Para unos, Felt fue un traidor; para muchos, un héroe moral. Pero ‘Woodstein’ –la abreviatura con que Ben Bradlee, el director del diario, llamaba al par de reporteros– mantuvo en estricta reserva su identidad tal como se le garantizó, hasta que, en el año 2005, él mismo la reveló.
Antes, sin embargo, a nadie se le ocurrió la prepotencia de exigirles que revelaran sus fuentes informativas, como algunos congresistas pretenden hacer ahora en el Perú con los que participaron en la revelación de los ‘petroaudios’, y para lo cual están presionando de distintas maneras a los jueces.
Esto ocurre dentro del esfuerzo del gobierno por ‘voltear la página’ de Rómulo León; por consolidar la posición absurda de que toda crítica al presidente Alan García constituye una herejía que afecta al sistema y a la “confianza social” requerida para las inversiones; y por notificar a los que pretendan realizar denuncias similares sobre lo que les podría pasar.

Es obvio que a Rodrich se le han subido los humos por el affaire del Petrogate donde él ha tomado parte en base a una serie de suposiciones e hipótesis. Para darse lustre como periodista "independiente" trata de asemejar su causa con la "Woodstein" y Felt. Sin embargo las diferencias con caso Watergate son inmensas:
  1. Garganta Profunda no filtró a la prensa ningún audio. Lo que hizo fue guiar la investigación periodística como fuente privilegiada para el descubrimiento de ese material que fue prácticamente el objeto de la corrupción. En el Petrogate los audios fueron grabados y filtrados a la prensa por particulares interesados en el escándalo.
  2. En el Watergate las grabaciones y demás sirvieron para demostrar una investigación que ya estaba en curso y que había sido emprendida por la agencia estatal FBI. Aquí en el Perú los petroaudios se convirtieron en el principio, fundamento y guía de las investigaciones y la acción judicial.
  3. El entorno presidencial de Nixon (asesores, oficiales, etc) fue claramente implicado y se situaron las oficinas presidenciales como lugares de las grabaciones. No es el caso de Alan García ni Palacio de Gobierno.
  4. Nunca se demostró que Nixon ordenara espionaje alguno. Su delito consistió en dilatar y poner trabas a la investigación. Aquello tampoco es el caso de García del cual no hay prueba alguna de participación o encubrimiento. Sólo hipótesis y narrativas.

Otra cosa es la defensa que pueda hacer García o sus fans sobre este tema. Siendo que es criticado por todas partes (incluyendo el nuevo Perú21) tal defensa hasta ahora no se traduce en ningún intento de parte del ejecutivo por afectar las investigaciones sobre el Petrogate que claramente han caído en el desprestigio por obra y gracia de los propios investigadores.

Lo que nos da imagen de republiqueta bananera no son tanto los deslices presidenciales como la acción política emprendida por la oposición y cierta prensa que está obsesionada "en ganarle la partida" al gobierno. Esto no se parece en nada al espíritu de justicia y rectitud apolítica que inspiró a "Garganta Profunda" y las investigaciones periodísticas sobre el caso Watergate.

Así resulta que este autobombo de Rodrich con el cual anuncia su retorno a la prensa escrita, en lugar de rendir tributo al periodismo de investigación, lo ensucia con poses y desinformación. Si esto va a ser nuestra prensa independiente, estamos hechos. Claro y directo.

Tags:

2 comentarios:

  1. Garganta profunda solo decía sí o no a la información de los periodistas, y tal vez una que otra información.

    Pero el "independiente" La República, ahora no tiene venta independiente en los puestos de periódicos, sino chequea: http://www.youtube.com/watch?v=37NHX3hXaLk

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:38 a. m.

    La manera de como se consiguieron las evidencias fue delictiva es cierto, que encierran interreces puede ser, pero se aprecia la corrupción que exite en los manejos de cierta empresas n beneficio de ellos mismo y es también es un delito, ose un delito muestra a otro aun peor y ustedes tratan de minimizarlo porque solo esciben de la fuente y no del contenido que este tenia. ambos son delitos que se tiene que investigar y sancionar a los repsonsables, y es claro que esta tejiendo toda una telaraña por que como el ex primer minuistro estaba involucrado quien sabe si hasta el presidente esta metido y claro con personas como ustedes que se van por l atanget eso por ahora no se sabra, y la corrupción continuara.
    Gracia
    Tanya

    ResponderEliminar