martes, 16 de diciembre de 2008

La calidad de nuestros INTELECTUALES

Martín Tanaka: La calidad de nuestro debate público
Creo que si analizamos el debate público en el país en los últimos meses, constataremos que debatimos cada vez menos sobre problemas y soluciones, y cada vez más sobre iniciativas insensatas que se presentan y luego se retiran, y sobre declaraciones y rumores que concitan gran atención al inicio, pero que con el tiempo se disipan, al no tener sustancia. Y así desatendemos los temas importantes...
Parece obvio como en el caso del "Petrogate" (mucha "cacería de ratas", poca sustancia) pero lamentablemente se trata de algo más que ciertamente no se limita a nuestra clase política: se trata de un problema metodológico.

Sin ir muy lejos cualquiera ha sostenido un dialogo de sordos donde nadie está dispuesto a ceder en sus posiciones o se recurre al mediocre cargamontón de cuestiones para justamente evitar "caer" en lo esencial (algo bastante notorio en muchos comentarios anónimos en este y otros blogs, por cierto)

¿Será cosa de la "falta de cultura"? Por ejemplo, recordando el debate sobre la AOE (Anticoncepción Oral de Emergencia): Intelectuales™ al rescate!

La Organización Mundial de la Salud señala que la AOE no tiene efecto abortivo. Sólo previene la fecundación, no interfiere con la anidación del huevo si se ha producido la fecundación, y tampoco interfiere con el desarrollo de un huevo que se ha implantado. No existe ninguna evidencia científica que demuestre que la AOE tiene el mencionado efecto abortivo.
(Siendo que la propia OMS sí considera el llamado "tercer efecto" en su glosario WHO y que los propios fabricantes de los anticonceptivos lo explican en los prospectos de sus productos.)

O sea, aparte de la disolución del debate evitando tocar los temas principales, se insiste en falsos lugares comunes que degeneran aún más la cosa. En el ejemplo de la AOE los que sosteníamos lo contrario al pensamiento políticamente correcto éramos tachados con toda clase de epítetos incluyendo el de "asesinos"... sin que se reparara en nuestros fundamentos que claramente demostraban la falsedad de algunas proposiciones contrarias.

Si nuestros maestros del método -los intelectuales- también rebajan la calidad del debate... estamos hechos.

Tags:

1 comentario:

  1. Martín Tanaka ha plagiado a Juan Sheput en el razonamiento, en la inspiración y descaradamente en el título de su artículo de hoy. Esos son nuestros intelectuales, los martín tanaka de estos lares. Ver:
    La calidad del debate público en tiempos de Alan García

    ResponderEliminar