sábado, 23 de setiembre de 2006

¿ESO INCLUIRÍA A OLLANTA?


Estar acusado de un crimen no significa necesariamente que uno sea culpable de él. Asi como los acusados de terrorismo son procesados, lo mismo con los militares a quienes -como servidores del estado- les corresponde ser defendidos por este.

El presidente de la República, Alan García, anunció que el Estado asumirá la defensa legal de los efectivos militares que enfrentan procesos judiciales por su labor en la lucha contra el terrorismo. El ministerio de Defensa e Interior patrocinarán las defensas legales de sus efectivos en actividad o en retiro procesados por dicho cargos.
Durante la ceremonia por el aniversario de las Fuerzas Armadas, realizada en el cuartel general del Ejercito, el presidente García indicó que la medida se hará oficial a través de un decreto supremo.
"He firmado un decreto de justicia total donde el Gobierno se compromete a defender soldados, marinos, aviadores, oficiales y a todos aquellos que sufren acusaciones, por que es responsabilidad del Gobierno defender aquellos a los que en algún momento envío a defender la patria. No vamos a dejar a los que sufren condenas y procesos", sostuvo.
Me parece bien que el gobierno no desampare a aquellos que sirvieron a la patria, pero es inevitable caer en suspicacias ya que el primer gobierno de Garcia no estuvo exento de "pasadas de mano", además que uno de sus principales enemigos políticos (Ollanta Humala) fue militar. El estado se hará parte... ¿y si tambien se hace juez?

Por Guille da Maus


Tags: , .

3 comentarios:

  1. Anónimo2:13 p. m.

    Si Alan García dice que defenderá a los militares (oficiales y subalternos) que combatieron contra la demencia senderista, pues estaría tan solo siendo coherente con el sistema que le ha permitido volver a la casa de Pizarro. Esperemos que no sea mezquino y que su misericordia alcance al ahora afligido Ollanta Humala, que me lo imagino alzando los ojos al cielo y exclamando: ¡Estado, Estado ¿porqué me has desamparado?!
    No olvidemos que mientras Alan sorbía su capuchino en uno de los aristocráticos cafés de Paris, mientras acumulaba masa adiposa en su ocio europeo, el sonsonete (¿o héroe?) líder del Nacionalismo Cacerista –junto a sus compañeros de armas- arriesgaba el pellejo en las selvas peruanas para que el Sistema no zozobre en la marea maoísta. Y ahora ( ¡ironías del destino! ) ese mismo Estado, el Estado que consiente que los Romeros y los Benavides sigan haciendo de las suyas con consentimiento del Aprismo; que exige como requisito la miseria y la desnutrición de la mitad de su población para que unos pocos puedan vivir en la opulencia; que conciente, en fin, a la señora Cecilia Valenzuela balbucear incongruencias y los periodistas Palacios y Mareategui propagar su conservatismo cavernario, precisamente ese Estado exige ahora la cabeza de uno de sus guerreros. Eso solo tiene un nombre: Ingratitud. (El único que se ha mostrado coherente en este asunto ha sido el Periodista Althaus de canal 8. El es un reaccionario agradecido. Lo respeto.)
    Pero quizás Humala no tenía otra alternativa. Defender al Estado en aquellas épocas era defender las pocas libertades que la constitución nos garantiza. Quizás pensó que sobre estas endebles bases se puede construir una sociedad más equitativa, más justa, verdaderamente LIBERAL. Quizás….
    Todo era mejor comparado con los sueños de opio del Senderismo asesino.
    felix el gato.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:35 a. m.

    Todo era mejor... SALVO individuos que vestidos con trajes verde olivo SI cometieron atrocidades. Elos deben ser enjuiciados y encarcelados. Los otros, los inocentes, homenajeados por la Patria, eternamente.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:19 p. m.

    Es fácil comentar cuando no se ha vivido en Tocache, Agua Blanca, Monzón, Madre Mía, etc. en este momento serían pueblos fantasmas y todos hubieran emigrado a los cerros de Lima, de no ser por la Fuerza Armada, que a riesgo de morir se enfrentaron con los senderistas, y claro que murieron, tanto los de un bando como del otro, era una guerra, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Los responsables son los Presidentes, los Ministros que dan las órdenes y los militares solo cumplen.

    ResponderEliminar