viernes, 8 de setiembre de 2006

BIG BROSTERS OENEGÉS

sock puppetA proposito de la reestructuración del Poder Judicial (vergüenza nacional), en la chelitorial de Aldo Mariátegui se señalan los siguientes detallitos concernientes a las ONG's Instituto de Defensa Legal (IDL) y Comisión Andina de Juristas (CAJ):

Objetivos de IDeeLe:
Legitimar y ampliar el espacio de intervención de organizaciones de la sociedad civil en los asuntos nacionales, combinando una capacidad técnico profesional de primer nivel con una responsable pero exigente fiscalización del manejo de la vida pública
Rol de Comisión Andina de Juristas:
Como controlador crítico, especialmente de las intervenciones públicas (a manera de “conciencia crítica”).
No dudo que estas organizaciones tengan la mejor de las intenciones, pero poco o nada se ha avanzado en nuestra justicia gracias a ellas. La perla del asunto es el proceso contra Fujimori quien se la pasa de lo lindo en su fuga, dándose el lujo de seguir influyendo en la política peruana. Haber concentrado la atención en las violaciones Derechos Humanos (donde pueden hacer efectivo su control) ha sido quizá la medida más contraproducente inspirada por estas ONGs.

Comúnmente se piensa que los DD.HH. pueden suplantar la ley y estar sobre ella, llegándose al extremo de contraponer DD.HH. y principio de autoridad. De allí que sea más fácil enjuiciar y castigar a un policía por uso de la fuerza que encarcelar al delincuente cogido infraganti. Incluso, al mejor estilo hippie, se considera facista todo aquello que implique el uso de la fuerza o el ejercicio de la autoridad para mantener el orden, así sea para defender al ciudadano. Es por eso que sentimos que la ley está de parte del delincuente. Si no, pregúntenle a Lay Fung.

Por Guille da Maus

Tags: , , .

1 comentario:

  1. Anónimo1:51 p. m.

    La oenegización de todo se debe a que el estado ha ido dejando de lado sus funciones. Ante esa carencia estas organizaciones han actuado, pues hay déficits reales. El problema es que la justicia no puede ser un asunto de ongs, porque sería un contrasentido. Lamentablemente el poder judicial ha caído en una pérdida de legitimidad gravísima. Y a lo único que atinan sus valedores es a "acusar" a las ongs-- que posiblemente tengan sus intereses, defectos, etc., pero se debe partir de la realidad no de bochinches.

    ResponderEliminar