viernes, 15 de setiembre de 2006

CAÑÓN CONTRA CAÑÓN


Así funciona la escopeta de doble cañon aprista cuando de populismos se trata: ¿o respeto o chantaje?

Prime Minister Del Castillo:
En declaraciones a la prensa, según informa la agencia Andina, el jefe del Gabinete indicó que en el 2004 el TC emitió un falló en el que señala que el contrato con Telefónica es un contrato ley, amparado por el artículo 62 de la Constitución, por lo que no queda claro si puede ser modificado de manera unilateral por una ley del Congreso.
"Esto es una profunda preocupación del gobierno que tenemos que evaluarla y estudiarla", puntualizó.
Asimismo, dijo que el Poder Ejecutivo buscará un consenso con los agentes económicos involucrados.
Dijo que si bien se analizará y evaluará cuidadosamente la ley aprobada por el pleno del Congreso, simultáneamente el gobierno tratará de conversar con las partes para buscar una solución a este tema.
Presidenta de otorongal... perdón, Congreso, Meche Cabanillas:
En declaraciones al programa El Comentario de la Noticia de CPN RADIO, Cabanillas precisó también que "se equivoca" la empresa Telefónica, y quienes la defienden, cuando abordan el tema por el lado procesal legislativo, porque -anotó- "es absolutamente legal, reglamentario y constitucional".
La parlamentaria ratificó que la norma aprobada retorna a la originalidad del contrato, "al precisar que el concepto real por el que un usuario tiene que abonar un monto, que lo ha de fijar OSIPTEL, es el de prestación de una conexión de servicio de la telefonía fija local, mas no el de renta básica".
En ese sentido, justificó la rapidez con la que se dio trámite para la eliminación del pago de "renta básica" en telefonía fija, al atribuir al "desconocimiento" las críticas formuladas por el empresariado a dicha norma. "Si la empresa señala esa preocupación, es porque no han leído la Constitución", enfatizó.
Leguleyadas aparte, ¿acaso la Telefónica no tiene derecho de reclamar mayor seriedad en un proceso en contra suya? Entre argumentos conspiranoicos ("contratos ilegales", prácticas "monopólicas") que se difunden para influir en la opinión pública pero que no fueron considerados en los prolegómenos de este proyecto de ley, lo que sale a relucir en esta confrontación es nuestra condición de país bananero: el desquite como método, el "interés social" como excusa, y la democracia como víctima.

Por Guille da Maus


Tags: , , .

5 comentarios:

  1. La pregunta sería: ¿Cómo cambias de alguna manera un contrato-ley que favorece enormemente y le da mucha discrecionalidad a la empresa privada?
    Como yo, la mayoría de usuarios no estamos contentos con la proporción de la calidad del servicio con lo que pagamos. Habrán mejorado el super ineficaz servicio estatal de telefonía, pero para todo el dinero que sacan al mes de los consumidores no es suficiente.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que los medios estan a la mano con los organos reguladores y con la apertura del mercado. Se dice que la OSIPTEL es empleada de la telefónica, entonces a reformar osiptel para que cumpla su trabajo. Pero no se hace, así como tampoco hay (ni habrá de continuar así) un clima favorable para la competencia.
    La renta básica es, de hecho, una imposición a los bolsillos del consumidor que no tenemos otra opción. Pero hay que saber negociar su rebaja y exigir a la empresa que sea mas eficiente en sus costos para que no incurra en abuso de dominio.
    Supuestamente el contrato-ley es ilegal o sospechoso... muy bien, que nuestros padres de la patria trabajen como solucionar eso, y no con medidas-parche de corte claramente populista que lo unico que estan logrando es causar zozobra en los agentes económicos que puede hacer peligrar el costo y la calidad del servicio que tenemos.
    Buscar un conflicto en el que los usuarios seremos uno de los perdedores no es hacer patria, es suicidio.

    ResponderEliminar
  3. Y ese Alan ahora si no da la cara. Eso de eliminar la renta basica fue una propuesta suya durante su campaña.

    Alan?

    Alaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:35 p. m.

    perdón ¿ganó Ollanta?

    Nooooooo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:49 a. m.

    creo que está bien, porque ya Telefónica seguramente ha recuperado la inversión que hizo en expandir el acceso a teléfonos. Hay gente que se olvida que bajo el gob. militar y después conseguir un teléfono en Lima era cuestión de dios y ayuda, y los teléfonos públicos eran casi inhallables. Está bien renegociar las cosas, no creo que sea ninguna mala señal. Hablando se entiende la gente.

    ResponderEliminar