lunes, 16 de octubre de 2006

VALENTIN

Se nos fue uno de los personajes mas interesantes y relevantes de la política peruana. Todo un símbolo.


Una vez, con ocasión de los funerales de otro político famoso, escuché que de lo último que se debería hablar del fallecido es acerca su conducta, por más correcta que haya sido. En fin, cosas de la política donde nunca se puede tener a todos contentos.

Hasta siempre Valentín.

Por Guille da Maus

Tags: .

13 comentarios:

  1. Anónimo7:07 p. m.

    No entiendo tu post.
    Mis condolencias a su Familia.

    ResponderEliminar
  2. La verdad, y ahora que lo pienso, creo que Valentin fue pieza clave en dos momentos, en el momento en que accedio como presidente, ordenando el caos en que andabamos, y ahora recientemente,despues de su candidatura, la que muchos critican,yo creo que fue un sacrificio que finalmente le costo la vida, pues fue en campaña que contrajo pulmonia y la secuela que acabo con el. De no ser por Valentin, la segunda vuelta hubiera sido entre Lourdes y Humala, y yo creo que por nada ganaba Lourdes, ya estaba marcada con el rotulo de candidata de ricos,su jamoneada figura enpiscinada era su marca registrada, en fin , ironicamente, le dieron duro por eso, yo creo que fue consistente con el mismo, se presento como una opcion porque se lo merecia, pero el pueblo es miope y olvidadizo ,que se hace...nuestro querido Chaparron,mismo don Quijote, se fue lanzandose con todo contra los molinos de viento,y finalmente,de una complicada manera, nos salvo, y dos veces.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:09 p. m.

    Ademas de eso, yo no puedo olvidar cuando le teiro el telefono a lucar en su programa, yo lo estaba viendo en vivo con mi familia, es de seguro que paniagua debe haber recibido amenazas de la mafia de montesinos, y ademas fue muy conciente de que al postular el podia cambiar grandemente las cosas, me refiero a que tuvo mucha intuicion al postularse, y de la que nos salvo...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:31 a. m.

    Habría que preguntarles a todos los que hoy se razgan las vestiduras:

    ¿Porqué $%º@!$& no votaron por él?

    ResponderEliminar
  5. la ultima del anonimo la he oido un montooooon de veces!

    a veces los peruanos somos bien raros!

    ResponderEliminar
  6. Se va a extrañar su liderazgo y su sencillez, elementos que no abundan en la "clase política" de este país.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:36 a. m.

    Pero si ganaba Valentín, ahorita el presidente sería el gordo Andrade.

    No, gracias, yo paso.

    ResponderEliminar
  8. Pero si ganaba Valentin, podia ser que no sufriera ese bajon de salud, acuerdense que todo el mundo empezo a joderlo, hasta los de su mismo partido que ahora se hacen los huevones y lloran a grito pelado, le rompieron el bobo pues. La cosa es que hay mucha hipocresia...y que dira Vitocho?

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8:39 a. m.

    Vitocho está en la China...literalmente, eh.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo4:13 p. m.

    Lean todos los hipócritas que derraman lagrimas de cocodrilo. lo que sigue (que me permito "bajar" de la web) lo dice una mente Libre.


    "Paniagua

    Yo no sé si en estos días estaban enterrando a Paniagua, o a la transición fallida que él representó.

    Porque hay alguna relación entre la desaparición de este dirigente político al que las circunstancias, y no los votos, llevaron a la presidencia cuando el Perú rompía con la dictadura, y la crisis definitiva de cada uno de sus proyectos.

    Alan García que le ha quitado el último aliento a la anticorrupción con el nombramiento de Ríos Patio y Briceño, está en su sitio enterrando con gran pompa a Valentín Paniagua.

    Giampietri podría hablar de su comisión de la verdad.

    El general Reinoso de quienes deben ascender en las Fuerzas Armadas.

    Cuculiza y De Souza de la extradición de Fujimori.

    Silva Ruete, Kuczynski, Carranza y otros, de la economía más humana.

    El prefecto de Chiclayo y Yehude de la autonomía y la descentralización, cuando los municipios entran en crisis.

    Andrade de lealtades políticas.

    Cabala de benevolencia.

    Razón tiene Hildebrandt cuando habla de una explosión de hipocresía.

    Y para no incurrir en lo mismo diré cuáles siguen siendo mis críticas más severas a este personaje que se retira a la historia:

    Encarnó el enredo seudoconstitucional que se armó para ocultar el contenido popular de la lucha contra Fujimori y convertirla en puramente democrática, sometiéndola a los marcos –forzados en extremo, es verdad, pero manteniendo la sustancia-, de la Constitución fujimorista.

    Tuvo en sus manos romper con las instituciones del viejo régimen y asumir medidas excepcionales para desmontar el famoso andamiaje dictatorial del que hablaba Toledo: Congreso de tránsfugas, poder judicial y fiscalía corruptos, contraloría encubridora, Fuerzas Armadas argolleras y comieras, medios de comunicación vendidos, Universidades degradadas y sometidas, tecnocracia neoliberal enquistada en el MEF y el BCR, sistema electoral organizado para el fraude, regiones ficticias, espías y provocadores actuando en diversos escalones del Estado y de la sociedad, etc.

    Pero prefirió limitarse a cumplir el tiempo que le faltaba al mandato reajustado del chino en fuga, dejando básicamente intacto este sistema, al punto de dejar la anticorrupción al procurador nombrado por Fujimori, para que se viera que no intervenía.

    Pudo evitar que se consumara la última de las privatizaciones del régimen de la corrupción y someter a revisión un contrato que todavía no había sido firmado. Pero cayó en la trampa de Silva Ruete de que no había que inquietar a la inversión y entregó el aeropuerto de Lima, que es ahora uno de los elementos más podridos del esquema de concesiones de servicios públicos.

    Pudo esperar para volver a estudiar las condiciones del contrato de Camisea, el nivel de participación del Estado y la calidad de los postores, pero nuevamente metió dentro de sus escasos ocho meses una decisión con trascendencia para treinta años y entregó la mayor riqueza del Perú a un consorcio pirata que trafica con los hidrocarburos líquidos que se venden en el extranjero, encarece el gas licuado para aumentar sus ganancias y maneja una tecnología deficiente que daña el medio ambiente.

    Valentín, por cierto, no era frívolo y fanfarrón como Toledo, ni se hubiera arrastrado ante los poderes extranjeros como hacia el falso Pachacútec. Tampoco tenía el sentido de predestinación con el que camina García como si el poder le cambiara la química del organismo, y su austeridad diaria no estaba hecha para las tribunas. No hacía promesas que sabía que no iba a cumplir.

    Si fuera sólo por esto, se puede entender que haya peruanos que lo consideren mejor presidente que los otros dos. Yo, que ya dije mi palabra, prefiero quedarme el resto del tiempo en respetuoso silencio."

    18.10.06


    http://rwiener.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. juan pueblo4:20 p. m.

    repito: me he tomado la libertad de bajar de la web el artículo de arriba.

    ResponderEliminar
  12. yo vote por el, no tengo NINGUNA verguenza en decirlo: me arriesgaba a tener a Andrade de presidente antes que a Ollanta 1000 y un veces.

    Descanse en paz, don Valentin. Dele con palo a los que se quedaron en este pais que nunca aprendio a apreciarlo...

    ResponderEliminar
  13. Anónimo1:45 p. m.

    tipico Belaundista, mano blanda con el terrorismo, buenas maneras, pero cero eficacia. El ejemplo palpable de la ineficacia de la democracia en en el Peru. spp

    ResponderEliminar