viernes, 9 de enero de 2009

Los CHUPONEADORES del PETROGATE


Lo que los adalides de la prensa independiente apenas se lo planteaban apenas como detalle frente al "hecho mayor" de la corrupción del Petrogate, resultó ser mucho más importante pues concierne mucho más al estado y su aparato que la pendejada de unos personajes que prácticamente no llegaron a concretar ninguno de los negocios que planearon:

El perfil de la organización de espionaje telefónico denunciada ayer por el Ministerio Público parecería sobrepasar cualquier común dimensión criminal imaginable.
No estamos ante una legión de 'chuponeadores' baratos ni ante los restos de una cachina tecnológica proveniente del viejo Servicio de Inteligencia Nacional.
La captura de oficiales navales en retiro y en actividad, como los principales involucrados, y las evidencias de que algunos de los sofisticados equipos requisados corresponderían a la Marina de Guerra, revelan, desde las primeras investigaciones, una actividad delictiva de alto potencial especializado. Y, por supuesto, el aprovechamiento inmoral y cínico que de su condición castrense han hecho estos 'gánsteres' del secreto de las comunicaciones.
Muchos han querido imaginar al disuelto SIN de Vladimiro Montesinos y su aparato de inteligencia y espionaje como un cementerio de elefantes. La empresa Business Track Sac puesta a la luz del día por la fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, demostraría, por el contrario, que no estaba amarrada con pitas ni su nicho de mercado fundamental era el doméstico-comercial o el doméstico-político.
Se habría movido en una esfera muy grande de oferta y demanda de espionaje telefónico al servicio de encontrados intereses públicos y privados. Tampoco se descartaría el eventual papel desestabilizador que podría haber jugado o que de hecho ha jugado en los últimos tiempos.
Para mí ese es el quid del asunto. El sobredimensionado y poco entendido caso Petrogate se tiró abajo todo un gabinete ni bien la economía comenzaba a ser golpeada por la crisis financiera mundial. Su efectismo estaba claramente dirigido contra el gobierno. La participación de personal de la Marina de Guerra da a entender, por sus precedentes fujimontesinistas, que se trata de un juego de poder más amplio.

Tags:

2 comentarios:

  1. Anónimo8:05 p. m.

    Nos tenemos que "comer" el cuento de que según la inspección realizada en el Ministerio de Marina , NO hay elementos para realizar interceptación telefónica... ya... Oye Gato Gordo, tu crees que somos coj* dos?

    Como si los equipos no pudieran estar en el cuarto de al lado o en otro lado... y el fiscal fue hacer su show...

    Gato Gordo, anda hacer un poco de ejercicio en el pentagonito... corre, haz abdominales y monta un poco de bicicleta, esa guataza no te hace pensar bien.
    Sigue comiendo así a costa del sueldo "ínfimo que recibes" y vas a ver como revientas.

    ResponderEliminar
  2. Es increíble que ahora la persecución se haya volteado a los que descubrieron y dieron a conocer la corrupción. Está bien que se sancione la extorsión y el juego sucio, pero por este caso en particular se debería hasta de premiar a los gestores. El panorama actual sólo demuestra el nivel de corrupción que hay en el Perú. Mientras lo sigamos tolerando, encima de nosotros siempre va a haber un Rómulo León que nos roba de los bolsillos, y si lo descubrimos y denunciamos, ya saben, ¡nosotros vamos a ser los delincuentes!

    ResponderEliminar