martes, 6 de enero de 2009

AGUA QUE NO HAS DE PRIVATIZAR...

¿Se dan cuenta de lo estúpida que suena la frase "privatización del agua"? No la pronuncian los kriminales asesinos y genosidas himperistas kapitalistas neoliverales por si acaso. Quienes lo hacen son aquellos que lucran con los miedos y temores de la gente aprovechándose de su ignorancia o desconocimiento en esos temas. Si no me creen googleen y fíjense quienes -puño en alto- hablan así del asunto recurriendo a toda clase de memes, falacias y conspiranoias.


Lo apropiado es hablar de privatización de los servicios o administración del agua. Ahí es donde está la verdadera discusión y donde más lógico y racional suena que no sea el estado el único encargado de administrar y distribuir tan preciado recurso:
Quien hable de que el Gobierno pretende privatizar el agua está totalmente desinformado y no conoce la realidad del agro peruano. De acuerdo a la Constitución, el agua es de todos los peruanos y en el caso específico del agro, el Estado le ha encargado desde hace muchos años la administración del agua para fines agrícolas a las Juntas de Usuarios, que son asociaciones privadas”, afirmó.
(...)
Por su parte, el ministro del Ambiente, Antonio Brack precisó que actualmente el servicio de agua para el sector agrario es administrado por los comités de regantes que conducen los turnos de riego agrícola.
Es falso (que se quiera privatizar el agua). Aquí se quiere echar fuego. Es usar populistamente una linda frase que causa cierto resquemor. (...) Eso (de la privatización) no lo puedo definir yo. Ese es un tema que habría que discutir ampliamente”,
Antes que el problema de la administración de recursos está el problema del lenguaje por el cual ya hemos visto que es fácil no solamente frustar todo debate, sino incluso hacerse de la presidencia.

Tags:

2 comentarios:

  1. Anónimo5:59 p. m.

    Saludos afectuosos ante todo al dueño del blog. Disculpe que utilice su espacio para intentar enviar un mensaje (encima largo), empero he elegido las bitácoras con mayor alcance para que se transmita mi mensaje. Le pido al administrador de la bitácora lo publique completo y sin cambios u omisiones. Éste mensaje extrañadamente –no sé por qué razón, sea técnica o consciente del lugar- no apareció tras varios intentos en la bitácora de Gianmarco Ziñago, en su espacio en el Comercio online.

    El mensaje va dirigido a un periodista, el mejor entrevistador del Perú y el único que puede decir lo que le de la gana desde la pantalla nacional, porque lo aman por igual el pueblo y la cómodocracia de corazón peninsular, sueños de categoría inferior ante Europa y de origen andino ineludible para todo el que se precie de llamarse peruano, incluyendo en éste último marco a los que tienen realmente la piel del color del trasero de Pedro Pablo Kusinsky. Lugar en que me encuentro sin toros ni cóndores simplemente vestido de individuo de nacionalidad peruana y de origen andino, mezcla de franceses y españoles arrechos, y pensamiento racional y evolucionista, que agradece sólo una cosa a sus facciones, el haberse acostado con un mar de mujeres de bello bronce y voluminoso trasero que hasta hoy producen en mí el amado onanismo casual y del recuerdo, que profesa Marco Aurelio “manos autoincriminatorias” Denegri.

    A Jaime Bayly:

    Tienes que continuar con perseverancia en el periodismo por una simple razón, quizás la más ridícula de todas, porque hay gente como yo que quiere tener el gusto de conocerte (no ahora sino mañana cuando tenga un lugar en su mundo), no para hundirme en ninguna sábana, porque soy heterosexual y tengo 8 años de noviazgo, y a la vez amo platónicamente a todas las mujeres hermosas de éste país y sueño con acostarme con más de una por noche hasta que reviente de emoción (hoy paso por una impotencia de freno equino permitida por mi ser de nombre fidelidad y en algo nos asemejamos. Camino que finalmente depende de uno, el salir o quedarse en el asunto moral o de voluntad).

    Me has demostrado con tu último escrito, que los homosexuales simplemente han elegido una opción sexual que brota del deseo interno dominante, que no influye en absoluto en su capacidad neuronal, que hay muchos homosexuales más inteligentes que otros heterosexuales y en todos los ámbitos. A las pruebas me remito:

    Está Leonardo Da Vinci (genio que inspira en su calidad de soñador), Alejandro Magno (líder admirable por valiente, probo y unificador), Marcel Proust (escritor que seduce por su profunda y elegante literatura), Dalí (admirable pintor de grave imaginación pensante), Rock Hudson (estrella de cine que ha divertido a los cinéfilos con gracia fina junto a la bella Doris Day), etc que son todos prueba de logro máximo y eterno.

    Nunca antes la palabra mierda ha sido utilizada con tanta propiedad. Porque el que no ve, no arregla sino sueña con mundos irreales como en la India, la tierra de los soñadores paupérrimos y espacio de relajación para gente acomodada que busca un sentido fuera del materialismo al ya poseer más de lo necesario, lugar en que convive la servidumbre y la pobreza de las mayorías hambrientas e ignorantes, con la riqueza desmedida de unos pocos en un país potencia con armas nucleares.

    Si bien hay un notorio pesimismo en tu escrito, se llama también realidad (claro que el político tiene que ser positivo porque para eso lo elegimos, sin embargo también debe ser menos corrupto y menos angurriento con el dinero). Y está bien de vez en cuando ver lo que escribes para echar fuera a los demonios que nos consumen y empezar a echar a andar con las situaciones constructivas.

    Había votado tus libros porque quise expurgar de mi biblioteca los libros que consideraba pésimos a razón del fastidio que me produce la mediocridad de otros escritores, dandys, “intelectuales” y representantes del canon vergonzoso de la historia de la letra nacional. Pero reflexioné días atrás de éste último maravilloso escrito que yo llamo “Oda a la mierda” (Papeles Perdidos de Jaime Bayly, 05 de enero de 2009: http://www.correoperu.com.pe/lima_columnistas.php?id=81027&p=1&ed=14 )
    y me dije: No lo he leído completo para juzgarlo justamente. (Derecho de todo lector).

    He comprado 4 obras que considero que definen tu literatura, que tampoco –me perdonarás- considero de nivel especial y la verdad todo escritor que se denomine así tiene el deber de aspirar al arte, sino que se llame farsante a secas. Empero veo en ti franqueza, y por eso me parece que de los lectores mereces una lectura detenida sobre tus obras.

    Bueno Jaime si bien no concuerdo contigo en muchas cosas, ni quisiera ser amigo íntimo tuyo para que de esa forma no develes secretos, en mi caso no hay problema con secretos de orden sexual ya que no soy homosexual pero considero que la intimidad de los amigos debe ser respetada, porque se trata de alguien que ha confiado en ti y espera tu respaldo. Me gustaría –una vez en su mundo- conversar contigo.

    Sino llego que quede presente que me has emocionado y me has hecho reír en desenfreno, y a cualquiera que te lea. Hoy he sentido que la palabra mierda puede tener un uso altruista como cuando un economista le grito a Varguitas que era un hijo de puta o algo parecido. Ha sido tu lectura una experiencia única.

    Un abrazo.

    Mario Salazar Lafosse

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:09 p. m.

    Referente a lo que escribí de Jaime Bayly debo corregir ciertas cosas que he publicado, producto de ese escrito en su espacio "Papeles Perdidos" sobre la mierda en el mundo que ha sido el único rescatable de toda la obra de Bayly.

    No me retracto de su poder mediático, realmente tiene llegada al pueblo y a la gente con dinero, y sabe llevar una entrevista con habilidad y gracia, no obstante realmente se trata de audacia y no de inteligencia, igual a la demostrada con Kuscinzky, en que habló tonterías graciosas y seguramente hizo un buen rating.

    Tampoco lo hago con la inteligencia de los homosexuales célebres de la historia universal, que a cada uno admiro. Él desde luego no será uno de ellos y lo sabe, al menos reconoce que su persona pertenece a su ensayo sobre la mierda. Y lo aplaudo por eso, porque sus libros no son buenos sino son medianos para abajo (y eso ya pasa por algo ya que los dandys e "intelectuales" escritores que he criticado no le llegan a los talones, lo que da lastima del futuro de las letras nacionales) y el Herralde no me parece gran premio, asunto que Juan Marsé supo notar perfectamente al retirarse del Planeta al verlo finalista.

    Ahora Bayly tiene una prosa simple y vacía, de entretenimiento puro y pasajero escrito con oraciones básicas y lenguaje de colegio o de chiquillo juguetón, algo como comer fajitas rellenas en salsa de palta y tomar vino tinto de caja, y soltar un pedo indiscreto al final de la comida, en agradecimiento, entre las risas de los comensales ordinarios.

    Ahora le recomendaría que no ande por ahí hablando de sus hombres y ansiando un hijo con su pantalla y ex-mujer. Porque de esa manera va a quedar simplemente contento con su agradable error afrontado, y desilusionado con el obvio trauma en el futuro de sus hijas, al darse cuenta de que papi no sólo era un tipo gracioso sino un tipo que estaba sumido en la más absurda realidad, la insolencia de gritar que le gustan los penes y ama a su madre, a la que trata y deja peor que Judas a Dios. Todo un trauma familiar que no se lo deseo a nadie (mejor sería la impotencia).

    Lo único que prueba esto sería que nunca elogiemos a nadie si no pensamos regalárselo, que quiero decir, no esperes mucho de los seres humanos, desconfía o regala.

    Te regalo humildemente mi anterior mensaje Bayly. Y éste también. Tómalos idénticos a un yin yang de lo que significa ser tú. Una mezcla de payaso farsante lleno de oscuridad y un entrevistador gracioso y audaz más no inteligente.

    Siento mejor, a un cara dura -no hablo de un bufón traidor- que a un farsante, porque son algo dignos al menos.

    Mario Salazar Lafosse

    ResponderEliminar