martes, 23 de octubre de 2007

HEIL ANTITAURINOS !

No soy aficionado a la tauromaquia pero respeto su tradición por el profundo significado que contiene el ritual del hombre enfrentando a la fuerza del animal. El torero no es ningún sediento de sangre que goza con la muerte de la bestia. El torero respeta a su oponente. Jamás verán a un torero mofarse de su víctima. Si no me lo creen, vayan a ver una corrida de toros y ubíquense cerca del ruedo, para que se convenzan.

Por esto y muchas cosas más no me cuadra en absoluto el movimiento antitaurino totalmente atravesado por un sentimentalismo irracional e incoherente más empeñado en destruir tradiciones que en combatir la supuesta "barbarie" que representan las corridas de toros. El acto de desafiar a la bestia requiere algo de lo cual carecen los rabiosos "antis": verdadero respeto a la naturaleza.

A la naturaleza no se la respeta reduciéndola al estado de víctima sometida para llorar por ella. Cada terremoto, huracán o enfermedad nos recuerda lo lejos que estamos de dominarla. La tauromaquia como pocas artes preservan todavía en nuestros tiempos posmodernos ese sentido existente en el duelo vida-muerte, que desesperadamente buscan ignorar los autoproclamados movimientos "humanitarios" intentando hacer prevalecer su sin-sentido de "humanizar" al animal-víctima como si con ello le salvaran de la "crueldad" u otros males. ¿Porqué entonces no salvan a los animales de su propia violencia?

leon almorzando zebra
Tauromaquia es cultura. No sentimentalismo. Mucho menos fascismo:

afiche antitaurino
poster nazi

Por Guille da Maus

Tags:

47 comentarios:

  1. Anónimo4:46 p. m.

    NO ES AFORTUNADA TU COMPARACION.LOS DEPREDADORES NO MATAN POR PLACER, NI POR TRADICION, LO HACEN POR SUBSISTENCIA. ADEMAS , MANTIENEN EL EQUILIBRIO DE LAS ESPECIES. DESTRUIR UNA TRADICION NO TIENE POR QUE SER NEGATIVO SI ESTA ES BARBARA, CRUEL, INCIVIL, INHUMANA. EJEMPLOS HAY A PASTO.

    SALUDOS

    LUIS

    ResponderEliminar
  2. No se trata de una tradición "barbara" porque, como explique, tiene mucho sentido. Cruel si puede ser, pero asi mismo son crueles muchisimas otras cosas. Es subjetivo.
    Lo de "incivil" es un concepto sacado de la chistera, y lo de "inhunao" no tiene asidero si atendemos al sentido del ritual que nos remite a la lucha del hombre contra la naturaleza.
    Usen màs la cabeza, muchachos. Protestar es "cool" pero hay que hacerlo reflexionando y no por "aguar la fiesta"

    ResponderEliminar
  3. Para nuestro amigo autor de este post tiene un profundo significado enfrentarse (ritual lo llama) a la extraordinaria y sobrenatural fuerza, bravura, fiereza, bestialidad de un animal (¿O se sentirá igual o quizas inferior a un toro?) que ademas compara con un fenomeno natural (desde luego indomable).
    Mil tradiciones se han abolido mientras mas no hemos alejado de vestir pieles y vivir en cavernas. La tauromaquia (mal llamado arte) podria calificarse mas barbaro que las luchas entre gladiadores en la Roma del siglo III AC. En esta se enfrentaban dos seres con similares capacidades donde no se sabia quien iba a perder o ganar, sin embargo en una corrida de toros la victima mortal será siempre el toro... asi no tiene ningun sentido...

    ResponderEliminar
  4. Creo que te has confundido de concceptos...,
    ¿Por que llamar fascistas a los antitaurinos y por que colocar un afiche de la pelicula de propaganda nazi contra los judios.
    Es algo absurdo tratar de comparar a los antitaurinos con los nazis.

    ResponderEliminar
  5. Tengo entendido que al toro, en esta "civilizada" ceremonia, le hacen lo siguiente:
    - Golpearle las costillas con un bolsas con arena
    - Ponerle vaselina en los ojos para que no vea bien.
    - Pincharle con agujas los testículos
    Luego viene lo que todos ya sabemos, pasearlo hasta que se agote, picarlo desde la montura de un caballo, clavarle banderillas, y finalmente, darle con la espada, que no siempre encaja bien y debe ser dolorosísima.

    Si de lo que se trata es de probar el valor, ¿no hay parapentes para eso? Si de lo que se trata es de celebrar la capacidad humana para el combate ¿no podrían ponerse un par de guantes y agarrarse a piñasos como los machos? Si de lo que se trata de desafiar a una bestia con "verdadero respeto por la naturaleza", ¿necesariamente eso implica matarla con mucho dolor? ¿Por qué no simplemente se embadurnan en sangre y se meten a la jaula de un león?

    Los toros, las peleas de perros, las peleas de gallos son totalmente innecesarias y muy crueles, y no deberían existir. PERO, te doy la razón en lo siguiente: en terminos cuantitativos, debe haber más crueldad en la suma de todas las granjas y corrales del mundo que en las plazas de toros. La tauromaquia es una asco, es, en mi opinión, cualitativamente más deplorable que lo que se le hace a una gallina en cualquier mercado, pero no es menos cierto que por cada toro torturado debe haber un millón de gallinas sacrificadas dolorosamente. Y también innecesariamente, porque de verdad los seres humanos (no tengo cifras a la mano, pero deben ser fáciles de encontrar) no necesitamos comer tanta carne. Y además, como ya he dicho en otros blogs, cuidar de la naturaleza es una cosa, pero gastar recursos y tiempo en tratar de evitarle una mala muerte a los animales de granja (como los toros) en vez de gastarlo en seres humanos, me parece un tremendo error.

    ResponderEliminar
  6. no protestaria porque es cool, sino es inhumano EN ESTAS alturas de la civilizacion gozar con el ritual de muerte de un toro.

    Y no te cierres raton, hace 150 años una persona de color era considerado inferior, hace 80 las mujeres eran menos que los hombres. El ser humano se da cuenta de las burradas que comete y es RACIONAL rectificar esas "tradiciones".

    Vamos a comer turron en vez de ver la gracia de acho

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:03 p. m.

    En vez de preocuparse por esto , deberian preocuparse por los niseis en Peru, son una amenaza para nuestra nacion. Ahi tienen a Fujimori, miren lo que hizo, ¡guerra a esos amarillos!

    ResponderEliminar
  8. Flaco favor se hacen los antitaurinos al reducir la "fiesta brava" a un obseno espectaculo barbarico lleno de morbo. Un aficionado de las corridas de toro no piensa asi. Les cuesta entenderlo o no quieren verlo? Si esto no es fascismo...
    Lo que necesitan es una sana visita a una feria taurina para darse cuenta que la gente misma pitea cuando nota que se le hace sufrir al animal por gusto, o si este sale al ruedo herido o golpeado (es totalmente falso eso de las torturas previas al encuentro). Mucha ignorancia pero, lo mas grave, es que hay mucha animadversion hacia el aficionado y hacia cualquiera que sostenga una tradicion por su significado humano, constantemente negado por los que se dicen "humanitarios". He alli el verdadero fascismo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:49 a. m.

    una cosa es entender el pensamiento de la gente que le gustan las corridas y otra cosa es compartirlo o pensar que es correcto... yo puedo entender que un racista es una persona que cree que aquellos que no son blancos son seres inferiores, pero no coparto esa opinion ni me parece correcta... en el caso de las corridas de toros entiendo que para algunos sea un ritual y todo lo que quieras, pero me sigue pareciendo mal matar a un animal solo para entretenerte...

    fui una vez a una corrida de toros en acho, pero nunca mas pienso volver a ir...

    y cuando el animal sale herido... la gente pitea porque sienten pena por el animal o porque el va a morir mas rapido y ven que su plata no rinde la sangre que esperaban?

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:03 a. m.

    Guille , la verdad poco importa si los aficionados ven con ojos de arte a las corridas de toros , ya que hay una verdad irrefutable y es que el animal es maltratado innecesariamente, tal vez la lucha de gladiadores tmb era vista , en su época, de una manera heroica por los espectadores pero por ello no dejaba de ser un acto sangriento y sádico.
    En el Perú existe la Ley 27265 de protección a los animales domésticos y silvestres en cautiverio , en donde se establece no sólo la forma como deben ser la crianza , transporte y sacrificio de los animales y en todos ellos consideran que no debe hacerles daño innecesariamente.
    Lo que pregunto ¿El maltrato animal no es menos maltrato por suceder dentro de una plaza y llamarle "corridas de toros" ?

    A propósito el TC tmb se pronuncio sobre este asunto cuando se buscaba continuar con la exoneración por ser " espectáculo cultural" :

    " se pronunció sobre la relación que existe entre Estado social y democrático de Derecho, la Constitución Cultural y los derechos culturales, estableciendo que, en una sociedad poliétnica y multicultural como la nuestra, el Estado asume el deber de respetar y promover las manifestaciones culturales siempre que ellas no contravengan los principios constitucionales, los valores superiores y los derechos fundamentales de todos los peruanos reconocidos en la Constitución.

    Finalmente, precisó que es deber del Estado no «promover», mediante la exoneración de impuestos, aquellos actos o actividades que, pudiendo ser manifestaciones culturales o encubiertos como «cultural» -como las actividades o fiestas que inciten al consumo de drogas, fomenten la violencia, realicen actos antinaturales contra los animales, causen un grave daño al medio ambiente, lleven a cabo la caza furtiva de especies en peligro de extinción- vulneren derechos fundamentales como el derecho a la paz, a la tranquilidad, al disfrute del tiempo libre, así como a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de la vida."


    El sgte video corresponde a Barcelona , en donde se ve la poca cantidad de público que actualmente asiste a las corridas de toros , es más hay fuertes rumores que para el 2008 tal vez cierre la última plaza de toros de Barcelona (antes funcionaban 3 al mismo tiempo) debido a los pocos espectadores que hacen que no sea rentable la continuación de este "espectáculo"
    http://www.youtube.com/watch?v=xz0h7FtWjxY

    ResponderEliminar
  11. Los argumentos que esgrimes son patéticos. Calificas de fascistas a los que apuestan por la vida y el RESPETO a la integridad de todo ser vivo?, a los que aspiran a una equilibrada convivencia con la naturaleza?.
    USTED, sujeto, carece de autoridad alguna para tachar a alguien de fascista. Qué se puede esperar de un fascistoide admirador de Pinochet, reaccionario y de ULTRA-derecha? Se hace evidente que el fascismo está empezando a consumirle el cerebro por las innumerables referencias que hace a este tema. El emplear negligentemente términos como el sieg heil, citar "propaganda filme" como der ewige jude y, en fin, toda la porquería que vomita en sus escritos, develan la personalidad enferma de este individuo. Por qué se denomina ratón y por qué todas estas referencias en lengua germana?, no será uno de aquellos descendientes de las ratas que fugaron de Europa tras el colapso fascista, buscando amparo quizá en una DIGNA COLONIA???

    ResponderEliminar
  12. Me ratifico en lo de Fascismo porque un fascista reduce las cosas a su conveniencia para aniquilarlas: a los judios se les redujo a ladrones y conspiradores, por hablar sobre la realidad del gobierno de Allende se me dice que soy defensor de Pinochet, y a las corridas de Toros se las reduce a espectaculo de barbarie cuando se trata de un acto lleno de significado lo cual es entendido por todo aficionado que tampoco es un ser morboso e inhumano per se.

    Por eso en las protestas no veo amor alguno hacia la vida sino ganas de cargársela con alguien por puro sentimentalismo. Una corrida de toros podra herir suceptibilidades pero si no se dan cuenta que el acto no es gratuito sino que conlleva un significado profundo que sustenta la aficion, no estan luchando por vida alguna, sino porque prevalezca el sin sentido y la intolerancia.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:11 a. m.

    sacrificar virgenes tenia un significado muy profundo para los incas... soy facista si digo q no me parece correcto???

    ResponderEliminar
  14. Anónimo10:35 a. m.

    Este ratón fascista cree que todos son fascistas como él.

    ResponderEliminar
  15. Es lo que yo digo. La irreflexion cunde, viene el ping pong (como el comentario de arriba) y despues los desmadres que es lo que ocurrirá este domingo si los organizadores de la protesta no ponen los frenos necesarios a sus vehementes "amantes de la vida".

    No es fascismo si a mi me parece bien algo que le parece mal a otros, o viceversa. Que quiera acabar con algo, no por lo que es sino por lo que creo que es, una version reducida, caricaturizada, deshumanizada, como sucede en este caso, eso es fascismo.

    ResponderEliminar
  16. Mmm.... la gente tras esto es bastante "PETA-like". Cuando intente apoyar, empezaron con sus cuentos new-age, no-meat, yadayadayada... es igual de radical que lo que pelean

    ResponderEliminar
  17. Personalmente no me gustan las corridas de toros, ni las peleas de gallos y menos las de perros. Y no comparto para nada la "poética" defensa que hace Guille de ésta llamada tradición porque el duelo hombre-bestia en éste caso es desigual y parcializado, si no fuese así entonces ¿por qué tienen que entrar a rescatar al torero cada vez que el toro lo embiste?, si es un duelo parejo déjenlo, que la bestia se encargue de él, es un duelo parejo ¿no es cierto? ¿por qué tendrían que ayudarlo cuando va perdiendo?

    Pero bueno, es mi opinión, si un grupo de gente, ya sean los pirufláis de Acho o los comuneros de Chumbivilcas disfruta de ésta abyecto espectáculo pues están en su derecho. No les corresponde a los anti-taurinos el demandar su prohibición solo porque a éstos les ofenda, en ese punto de acuerdo con el ratón.

    De todas formas no se puede dejar de resaltar el doble rasero de medios como El Comercio defendiendo por un lado a rajatabla las corridas de toros mientras por el otro ¡tienen el cuajo de condenar las de perros! Ninguna novedad, coherencia es lo menos que se puede esperar de los Miró Quesada.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo1:25 p. m.

    guille, tu estas reduciendo lo que sucede en las corridas a una simple tradicion....

    sera algo practicado por siglos (q no lo convierte en algo bueno) y tendra como significado la lucha del hombre con la naturaleza y tal vez muchas mas que no tienen nada de malo, pero no se puede ignorar el hecho de que hay un animal que sufre lenta y dolorosamente (ya sea por diversion o por la glorificacion del torero)...

    segun tus comentarios anteriores no solo seria incorrecto minimizarlo y simplificarlo solamente como una tradicion, sino que tambien seria facista...

    ResponderEliminar
  19. Guille: y t� quieres que se preserve la tauromaquia no por lo que es sino por lo que crees que es.

    Pero no se trata de si tienes raz�n o no, la tauromaquia podr�a ser absolutamente todo lo que dices que es, pero eso no significa que no sea tambi�n una pr�ctica tan innecesaria como cruel.

    Antitaurinos: Su esfuerzo me parece digno de mejores causas.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo2:24 p. m.

    "Los toros, las peleas de perros, las peleas de gallos son totalmente innecesarias y muy crueles, y no deberían existir. PERO, te doy la razón en lo siguiente: en terminos cuantitativos, debe haber más crueldad en la suma de todas las granjas y corrales del mundo que en las plazas de toros"
    LUCHIN disse 9:59pm
    Pues bien, este es el tipo de pensamiento de la gente de antitaurina y demas... señores les hago recuerdo que en Arequipa hay las peleas de toros, que existen celebraciones como Yawar-fiesta (para los nuevos, TRADICION andina donde se hace pelear un toro y un condor, resultado dolor para ambos animales).
    Leo los comentarios y no hay un solo argumento sólido, no es por defender al roedor (que en otro sitio aguarda una confrontasion verbal)... como incivilizado, inhumano, etc.
    Personalmente no gosto de este espectaculo(solo lo veo cuando hay cornadas envolviendo la muerte del torero), pero el querer prohibir algo porque SUBJETIVAMENTE pensamos que esta "mal", eso es a lo que se llama fascista, imponer alguan cosa a otra persona que no la comparte.
    Como comente en lineas mas arriba toda tradicion en el pais que envuelva animales, entonces, bajo su pensamiento, deberia ser eliminada sistematicamente, ya quiero ver si uds van a pedir la prohibicion del yawar-fiesta o de la pelea de toros.
    LOS RETO
    Atte
    WACO

    ResponderEliminar
  21. GUille, dos años de noseasloco OE

    ResponderEliminar
  22. Pienso que si quieren protestar humanitariamente contra las corridas de toros deben hacerlo contraponiendo un sentido al de la tauromaquia. Subestimarlo a nivel de barbarie no hará sino crear fanáticos en ambos lados.
    No tiene sentido gozar con la muerte de un animal (aprovehco aquí para señalar que una corrida de toros no es un espectáculo lúdico), pero tampoco lo tiene "humanizar" a una criatura que no tiene conciencia sino instintos. Como lo mencioné en el post, eso nos lleva a la incoherencia de ignorar la violencia en la propia naturaleza o darle una dimensión moral que justamente nos llevaría a intervenir y afectar aquello que supuestamente deberíamos proteger.

    ResponderEliminar
  23. A ver dime si es una lucha del hombre contra la naturaleza ¿porque casi nunca (por no decir nunca) gana la naturaleza?
    La tauromaquia me parece de maricones, del que puede, porque puede, se mete justo con el que no puede. ¿Porque no ponen a un torero con sus muletitas y a un leon? Alli si la naturaleza en igualdad de condiciones.
    Que buenos son los que asisten y pifean cuando lo hacen sufrir al toro, debemos condecorarlos, por si no se han dado cuenta el toro agoniza mucho antes que "lo vean sufrir"
    La violencia en la naturaleza es por la supervivencia no por placer.
    Y si tanto te gusta ¿Porque no haces de toro?

    ResponderEliminar
  24. Entonces también tendríamos que aceptar las peleas de perros y el jalapato.

    ResponderEliminar
  25. Ole Guille!!!

    Esta vez estoy contigo, me gusta la fiesta brava desde muy chico, todo el ritual que hay detras de ello, verlo en Acho es una de las cosas que mas recuerdo.

    ResponderEliminar
  26. Tradición? Qué es tradición? En verdad no sé si haya una verdadera tradición taurina, fácil si la hay, o más que nada lo que hay es una cultura taurina.
    El punto es que, uno mata animales para comerselos! Y eso sólo para eso, no me parece bien que se mate por simple diversión, y es eso! diversión, porque esos calificativos de barbarie, inhumano, hecho por placer, etc., son per se estúpidos y sin base racional.
    Mas, en lo que si estoy en contra es que se haga tal tpo de "proselitismo" en contra de las corridas! Porque son simples argumentos infundados, si van a hacer algo que lo hagan bien, de manera racional y existencial.
    Guille! en verdad estamos en un pueblo de vrutos!!!

    Saludos!
    Ah! recuerdas nuestra disputatio en torno a Kant en Pensamiento Católico, bueno, les escribí otro artículo de filosofía, a ver si lo ves!

    ResponderEliminar
  27. Anónimo11:29 p. m.

    Este pos es muy bruto nos muestra cuan bruto es el que lo escribe que entre otras cosas define mal lo que es el fascismo.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo11:43 p. m.

    comparto tu opinion q no tiene sentido gozar de la muerte de un animal, pero aplaudir y gozar de las actividades supuestamente heroicas de el q lo mato sin necesidad tampoco me parece que tenga mucho sentido... es mas, me parece pesimo...

    el que tenga fines gloriosos como tu nos explicas a los que lo vemos desde afuera (q no somos amantes de las corridas) no me parece que justifique matar animales sin tener verdadera necesidad (x comida, proteccion, etc)... y el que sea una tradicion tampoco me parece que lo convierta en adecuado...

    ResponderEliminar
  29. Waco: lamentablemente en moral no veo cómo se puede probar algo en forma objetiva. Causarle dolor a un animal INNECESARIAMENTE debería estar prohibido, lo haga un criollo o un andino.

    Es dificilísimo decir qué es correcto y qué no, como aquí. Pero podemos empezar por pasos. Primero las corridas de toros en Lima, luego, de a pocos, en la sierra. Según estas estadístícas, convencer a la gente no ha sido inútil. Pero tampoco me gustan nada estos afiches tremendistas que muestra Guille en este post. Convencer a la gente en el mismo tono en que la iglesia católica trata de convencer a sus feligreses en contra del aborto tiene en efecto no deseado de acostumbrar al público a lo chirriante, algo que es bastante perjudicial.

    ResponderEliminar
  30. Usar la cabeza?
    No confundir matar para comer con matar para vanagloria personal. No hay punto de comparación.
    Que a ti te guste el espectáculo y a mi no es independiente del que sea o no lo que es.
    Lo que sí me parece es que muchas de las instituciones que luchan contra la tauromaquia más pareciera que lo hicieran por publicidad y apelan a maniobras que no son coherentes con lo que dicen.

    ResponderEliminar
  31. Juancho B.4:46 p. m.

    Es un hecho que al animal lo maltratan, el enfrentamiento entre el humano y el toro es puro romanticismo cojudo, al toro lo mataran igual. Mejor sigue hablando de política por que cuando hablas de otras cosas dices puras tonterias.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo5:08 p. m.

    Discusiones van discusiones vienen , la único real es que número de aficionados a las corridas de toros disminuye año a año.

    :)

    ResponderEliminar
  33. Eso si está para contradecirlo con toda la realidad. Justamente por el aumento de la popularidad de las corridas de toros es porque se decidió comenzar toda una feria taurina a nivel nacional. En provincias es más popular que en Lima.

    ResponderEliminar
  34. NO ES AFORTUNADA TU COMPARACION.LOS DEPREDADORES NO MATAN POR PLACER, NI POR TRADICION, LO HACEN POR SUBSISTENCIA.

    Juraria que alguna chimpance asesinaba por envidia en un documental de tv y una mandrila era come bebes por carestia...de todas formas me parece un ritual muy morboso lo de los toritos

    ResponderEliminar
  35. No puedo darme la chamba de leer todos los comments que tiene este post tuyo, dejaré mis impresiones con riesgo de no ser leídos dada la antiguedad del post:

    Uno puede respetar lastradición y sin embargo, esperar que cambie y desaparezca si ya no hace ningún beneficio a la humanidad civilizada. El ritual del dominio hombre-animal esta ya en nuestro día a día, desde los animales que tenemos como mascotas, pasando por los que se mueren de aburrimiento en los zoológicos hasta los que nos dan alimento y abrigo. Otros rituales cambian y desaparecen con el tiempo, según el pueblo que los ejerza y la civilidad que tome. Si aún nos divierte este espectáculo insulso (que conste que nunca leí a ningún defensor de la tauromaquia llamarlo ritual) significa que algo anda mal con nuestra civilidad.

    Por otro lado, hay varias imprecisiones respecto del respeto del torero al toro, primero, porque el animal es disminuido minutos antes de entrar al ruedo (aguarras en las patas, castración, no-se-que-cosa en los ojos, etc.) que hacen pensar que el torero más bien le teme por estar en desventaja natural. Respeto, se podría decir, mostró el caza cocodrilos y por ese exceso de respeto (no usar ningún tipo de protección con animales salvajes es más bien imprudente) sufrió varios ataques hasta el final que le produjo la muerte. En segundo lugar este respeto se minimiza al ser un espectáculo ante un público que paga sus entradas para verlo. Casi casi como sucedería en el antiguo Coliseo romano.

    Me da la impresión que los que están abiertamente en contra de las corridas de toros no pretenden humanizar a los animales sino civlizar a los humanos que no se dan cuenta que dicho ritual ya carece de validez en nuestra época por bárbara (pues carece ya de su sentido original) y cruel. Así mismo tengo la impresión que aquellos que van a ver estos espectáculos no tienen la mínima idea del sentido de ritual, sino más bien se debe ver en Lima como mostración de una oligarquía venida a menos y en las otras provincias como una festividad digna de entretenimiento, comilona e ingesta de licor. Nada más.

    Ahora que los antitaurinos sean fascistas... es exagerar, ¿no? El mero hecho de protestar pacíficamente (han sido hechos pacíficos, ¿no?) no los hace fascistas y si, quizá un poco intolerantes.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo11:36 a. m.

    el torero respeta asu oponente? jajaja dime como es ese respeto?
    como lo respeta?

    ResponderEliminar
  37. No mofandose del toro, oponiendole siembre de frente (no lo ataca a traicion), etc. Cosas que hay que verlas para apreciarlas, no repitiendo un mismo coro sin haber visto nada.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo2:06 p. m.

    DOMINGO 2 DE DICIEMBRE: 4TA. PROCESION CRISTO ANTITAURINO

    ESTAN INVITADOS A LA 4TA. PROCESION
    CRISTO ANTITAURINO

    LA MUERTE Y LA TORTURA NO ES ARTE NI CULTURA

    DOMINGO 2 DE DICIEMBRE

    PARTIDA: Cdra. 2 de Jr. Quilca Lima 12:00 pm

    CONTACTOS:
    http://www.frenteantitaurino.blogspot.com/
    E-mail: frenteantitaurino@hotmail.com

    Pasa la voz y participa con tu expresion artistica, musical y tu voz contra la tauromauia. Unete!

    ResponderEliminar
  39. Usar a Cristo para legitimar sus poses "anti" es algo que no me hace ninguna gracia. "A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del César". Más respeto a nuestra fe por favor.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo4:24 p. m.

    Sr. GUILLE da MAUS:

    Que significa para Ud. la utilizacion de la Imagen de Cristo en la denominada: "FERIA TAURINA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS". El premiar con el "ESCAPULARIO DE ORO DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS" al mejor asesino llamado torero en su faena sangrienta? Aqui vemos 2 formas de como vienen utlizando la imagen de Cristo para expectaculos degradantes y sangrientos. Un tal señó Manué se le ocurrio semejante barbariedad del cual hasta ahora los tan respetuosos de la fe o de la iglesia dice ni pio. Segundo la Municipalidad del Rimac premia con un ESCAPULARIO a ese sanguinario torero que los ignorantes tildan de valiente. Ah! me olvidaba la "CELEBRACION DE LA SANTA MISA" (con Capilla incluida dentro de Acho) al torero. Y esto que es, respeto a la fe? Frente Antitaurino del Perú

    ResponderEliminar
  41. No hay que ser tontos: se trata de la muerte de un animal, no de un ser humano. De hecho la lid en la que es sacrificado no es considerada poca cosa: es un acto que reviste cierto heroísmo, lo cual DIGNIFICA AL ANIMAL. De otra forma no habrian premios ni reconocimientos al torero, que tampoco lo shabrian en un acto "barbarico".

    Usen mas la inteligencia y si quieren oponerse de verdad a la fiesta taurina no lo hagan con "barbaras" reducciones e ignorancia. Háganlo con racionalidad, con pleno conocimiento de los sentidos y significados que hay en juego
    ;-)

    ResponderEliminar
  42. Anónimo8:34 p. m.

    Sr. GUILLE da MAUS:

    "No hay que ser tontos: se trata de la muerte de un animal", Hasta alli llego su comprension sobre los Animales?

    Le recomiendo que lea estas referencias para que USE MAS SU INTELIGENCIA o SU FE y no ponga sensaciones humanas en los animales, como si a ellos les gustace que sean torturados:

    http://www.me.gov.ar/efeme/diaanimal/derecho.html

    Ley Nro. 27265 rtículo 1°.
    Declárase de interés nacional la protección a todas las especies de animales domésticos y de animales
    silvestres mantenidos en cautiverio, contra todo acto de crueldad causado o permitido por el hombre, directa e indirectamente, que les ocasione sufrimiento innecesario, lesión o muerte.
    Artículo 2°. Son objetivos de la presente Ley: a) Erradicar y prevenir todo maltrato y actos de
    crueldad con los animales, evitándoles sufrimiento innecesario.
    b) Fomentar el respeto a la vida y derechos de los animales a través de la educación.

    - Juan Pablo II, haciendo un estudio de la Biblia, recuerda que el hombre, salido de las manos de Dios, resulta solidario con todos los otros seres vivientes, como aparece en los Salmos 103 y 104, donde no se hace distinción entre los hombres y los animales. Y que el hombre debe ser mas civilizado.

    Estas enseñanzas recuerdan al hombre que: El justo se preocupa por la vida de los animales; en cambio, las entrañas de los malos son crueles... Proverbios 12: 10

    De hecho, el destino del hombre y el del animal es el mismo; muere uno y el otro también; los dos tienen la misma alma; la superioridad del hombre sobre
    el animal es nula; pues todos pasan como el viento. Todo va al mismo lugar, todo proviene del polvo y volverá al polvo... Eclesiastés 3: 19 – 20.

    El que mata un toro es como si matase un hombre... Isaías 66: 3

    El siguiente pasaje del Nuevo catecismo, cita 2416: "Los animales son criaturas de Dios,que los rodea de su solicitud providencial. Por su simple existencia, lo bendicen y le dan gloria. También los hombres les deben aprecio. Recuérdese con qué delicadeza trataban a los animales San Francisco de Asís o San Felipe Neri".

    Pero pregunta a las bestias y a las aves del cielo para que te
    instruyan,los reptiles de la tierra te enseñaran y los peces del mar te lo darán a conocer ¿Quién no sabe entre las criaturas que todo esto lo hizo la mano de Dios? Job 12: 7, Proverbios 30: 24

    -La Etología la ciencia que estudia el comportamiento de la
    inteligencia de el animal ha establecido que todo lo que nosotros conocemos hasta ahora
    sobre los animales es superficial y totalmente equivocado. Estudios
    demuestran que los animales poseen los mismos sentimientos que una
    persona: Sufre, siente, comprende, quiere, así como nosotros.

    Por eso Tristan Bernard dijo: Dos cosas me admiran: La inteligencia de las bestias, y la bestialidad de los hombres.

    ResponderEliminar
  43. No me voy a detener sobre las citas biblicas pesimamente citadas, sacadas de contexto y pesimamente interpretadas: son criaturas de Dios pero eso no los hace iguales al hombre. La etologia no dice que los animales tienen sentimientos ni comprension! (lee bien a Lorenz: "Cuando el hombre conocio al perro")

    Con esa pobre e IGNORANTE logica antitaurina tambien tendriamos indefectiblemente que abstenernos de comer carnes. Vuelvo a lo mismo: ignorando el significado y el sentido de un evento cultural como la corrida de toros se es tan barbaro como el que mata por puro placer (ke no es el caso de la Tauromaquia).

    ResponderEliminar
  44. "Cuando no se comparte una pasión, basta con abstenerse"… A propósito así era el título de un gran editorial publicado en el diario francés "Le Figaro" en el que, una firma independiente y neutral sale en defensa de las corridas de toros ante la oleada de ataques desatada este verano en Francia por diversos famosos, como el cantante Renaud y la actriz Brigitte Bardot, junto a Jean Claude Van Damm (el drogadicto más grande y pegón de reporteras en la vida real) que se muestran partidarios de su abolición (síntoma indudable de que la fiesta brava en Francia va viento en popa). El artículo es como para aplicarlo y calzarlo perfectamente en nuestro medio. El autor del editorial, Yves Thréard quien no es aficionado a los toros, asegura que "hay asuntos más importantes que debatir" y pide al Gobierno francés que "no ceda ante las vedetes que necesitan hacerse publicidad" y que pretenden hacer creer que la muerte de los toros en los ruedos "por el solo placer perverso de algunos aficionados les es insoportable". "Se puede ciertamente comprender", argumenta el editorialista, "que la tauromaquia no sea del gusto de todos; concebir que parezca cruel, reconocer que sea inútil. Pero, con ese razonamiento, cuántas actividades deberían ser proscritas, apartadas del alcance de los hombres. ¿Se prohíbe la Fórmula 1, mortal y jugoso espectáculo que se ofrece a los amantes de la velocidad? ¿Se indigna uno de que la caza todavía esté autorizada? No todas las pasiones son vicios. Cuando uno no las comparte, basta con abstenerse"...

    Yo personalmente conozco a una activista antitaurina, pero apasionada por la pesca… ¿Qué diría ella de que se le prohiba realizar la actividad recreativa que más le gusta? El editorialista también asegura que los toros son "una tradición a la que no le falta majestad cuando el talento de los actores aparece. Es una práctica cultural anclada en no pocas regiones del planeta, que conviene respetar".

    Con frecuencia quienes quieren su desaparición son curiosamente los mismos que se quejan de la uniformización y globalización del mundo y luchan por la persistencia de las identidades. “Su cruzada es tan ridícula como la violencia de sus declaraciones", añade. "Deseemos", concluye el editorial, "que la Unión Europea no aseste un día la estocada a la corrida. Y saquemos rápidamente el pañuelo blanco para que cese la bronca idiota que se agita en el calor del verano"… (Finalmente la fiesta brava salió ilesa con una abrumadora votación europarlamentaria que encontró importante que los pueblos mantengan sus identidades).

    Por mi parte, pienso que discutir que las corridas de toros no son una manifestación cultural es querer tapar el sol con un dedo y creo que, en ese aspecto, es un debate ya superado.

    Pero este no es un escrito para defender la tauromaquia ni mucho menos. Es una advertencia del surgimiento de la intolerancia en nuestro medio: estoy más que seguro que tras la protestas antitaurinas se camufla una reminiscencia fascista: prohibir lo que no entienden, insultar a otras actividades que no les gustan, atentar a la diversidad y distintivo cultural, etc. utilizando para ello las más perversas mentiras y echando mano de campañas de menos que medias verdades y las falsedades más absolutas, además con jugosos ingresos de ONG´s extranjeras que les financian como ya es muy bien conocido. Y, claro, para que el dinero llegue hacen que el escándalo sea tan alto y llegue a los medios, para decir que trabajan, aunque luego se compruebe que todo era una falsa alarma. Consideran asesinos, por ejemplo, a los pescadores artesnales de Puerto López o Salango, donde no les importó que podrían dejar a miles de hombres, mujeres y niños en la miseria y hambruna más grande. Una vez recogida la protesta en TV, radio y prensa, llega el cheque y todos felices por que “se ve que trabajan” y además, se acerca diciembre…

    El insultar, vejar, humillar, censurar, prohibir, agredir a alguien por que tiene una ideología distinta, el odio irracional a un conglomerdo humano o una forma diferente de ver el mundo tiene un sólo nombre: fascismo.

    Lastimosamente para los fascistas en general y los antitaurinos en particular, el mundo corre hacia una reafirmación de los conceptos de la democracia donde es vital este tema que tanto desconocen ellos y que es el derecho a la libertad de expresión cultural. Ese es el signo del S XXI. Y a medida que este concepto vaya calzando en nuevas generaciones, la tauromaquia y otras actividades ancestrales seguirán vivas, amén de alguna dictadura o algún despropósito fascistoide que logren temporalmente estos nuevos dueños de la única verdad que son los antitaurinos. La intolerancia es lo que ahora más enfrenta a los humanos y está en nuestras obligaciones principales y más acertadas educar a nuestros hijos para que aprendan a aceptar y respetar a los distintos conglomerados humanos con sus raíces, diferencias, historia, tradiciones y cosmovisión… Ese será un mundo mejor para nuestros hijos y no el que ellos quieren imponer.

    Con su enfermiza animadversión y brutal ensañamiento dedicado a la fiesta brava, a sus actores y a sus aficionados y asistentes (esa es la conclusión que se saca cuando a uno le consta que entre los más asiduos activistas detractores de la tauromaquia se encuentran aficionados a la pesca, cazadores, entusiastas de las parrilladas, etc… curiosamente en estas actividades su “conciencia animalista” sufre un lapsus temporal) han llegado, cegados por este odio fascistoide, incluso a pedir audiencias en los colegios y escuelas. (!)

    ¿Qué le parecería a usted, padre o madre de familia, que en las escuelas se permita ingresar a estos grupos extremistas para vender, con mentiras y exageraciones, un odio a todo un colectivo humano, a sembrar entre los niños la intolerancia a diferentes manifestaciones culturales, a incentivar entre los niños y jóvenes el irrespeto a la diversidad cultural?... El director/a o rector/a de cualquier centro de educación que acepte esto, tal vez, de manera ingenua, no se da cuenta del peligro en el que está poniendo a su alumnado.

    La intolerancia es producto de la ignorancia y se puede entender en algunas personas sin mayor soporte intelectual, pero hacer gala de ello, es algo execrable y que siempre el sentido común, la urbanidad y la historia han condenado. Al contrario, es conocido que entre los más asiduos aficionados a la tauromaquia es común encontrar gente ilustrada y con mucho fondo cultural, amén de que los más grandes intelectuales del habla hispana (y otros de diferentes lenguas) eran y son grandes entusiastas de las corridas pero, más importante que eso, defensores a ultranza de la diversidad de culturas y la libertad de expresión artística, como lo es, gracias a Dios, la gran mayoría de los habitntes de nuestros pueblos, independientemente de sus gustos y pareceres.

    Puede haber gente que piense que una corrida de toros puede resultar arcaica y medieval. Yo contestaría que eso sería olvidarse que el expresionismo cultural y la identidad no conocen de tiempos, épocas eras y años: son un rasgo distintivo entre sociedades, etc. Y podríamos enfrascarnos en una enriquecedora conversación y discusión, siempre que exista el respeto que debe existir. Por el contrario el pretender imponer una tesis por la fuerza, las censuras, prohibiciones, persecuciones y mentalidades inquisidoras, esta absoluta minoría de “los antitodo”, eso sí que ya resulta arcaico, medieval e inaceptable actualmente. ¿A quién le declararán su guerra unilateral luego? ¿Contra quién volcarán después su odio y fascismo?, ¿Quiénes serán después el blanco de los insultos más procaces y rebuscados? ¿Los aficionados a la pesca recreativa? ¿Acaso los pescadores artesanales? ¿Los vendedores de hornado tal vez? ¿Los hijos de los faenadores del camal? Y llegando más lejos ¿Los guerreros Massai del Africa que luchan a muerte con un león como rito de iniciación guerrera como parte de su acervo cultural? ¿Los aficionados a las carreras equinas?... La verdad es que, cuando los “antitaurinos” hablan de “humanidad” se ponen en evidencia, pues no se necesita más de dos dedos de frente para darse cuenta que son precisamente ellos los que no tienen el humanismo suficiente como para aceptar el derecho de los hombres a una manifestación cultural y preferir, en vez de ello, la salud de un perro o una mosca… Y nuestros hijos pueden ser víctimas del odio, la irracionalidad, el irrespeto y el fascismo que esta gente trata de sembrar en ellos, con tanta furia, con tanto fanatismo y tan frenéticamente contra cualquier actividad cultural que no les parezca.

    Es por este tipo de actitudes e irracionales campañas emprendidas sin estudios ni bases, a través de la sensiblería y el fanatismo, que el presidente y fundador de la mismísima “Greenpeace”, Björn Oekern, renunció en el 2004 al cargo de Director de Greenpeace International por estar en desacuerdo con las tácticas y métodos de la organización para recaudar fondos y para las causas que se emplean, acusándola en un caso en particular de que "nada del dinero recaudado fue usado por Greenpeace para protección del ambiente", pero además, y haciendo referencia a este tipo de movimientos emprendidos por las filiales que hoy nos ocupan, agregaba que consideraba que “Greenpeace se ha convertido en un grupo "eco-fascista” (Tomado del libro virtual “Mitos y Fraudes” escrito por varios autores para la Fundación Argentina de Ecología Científica FAEC, www.mitosyfraudes.org).

    La libertad de expresión cultural es actualmente la vela que puede y debe iluminar los oscuros caminos del S XXI y el conocimiento de la relación hombre / naturaleza depende completamente de ella. Y he sido testigo de que esta salvaje y fascista –aunque pobre en argumentos y razones- arremetida antitaurina decembrina, molesta e incomoda inclusive a mucha gente que disgusta de la corrida de toros, pero que ama el estado de derecho, las libertades del ser humano y comprende la necesidad de defender la libertad de expresión cultural en todos los pueblos y conglomerados humanos.

    La pregunta que hay que hacerse es ¿Se debe consentir que los antitaurinos que se creen superiores al resto, dueños absolutos de la verdad, impongan su ideología y le insulten, agredan, censuren, prohiban culturas a otros por no pensar igual?... De esto siempre se alimentó el fascismo y en eso precisamente consiste.


    Y de esto me hizo caer en cuenta, precisamente un amigo (Pablo P.), que no encuentra agrado por las corridas de toros pero que tiene sus hijos en un colegio que fue visitado por personas de este talante. Impresionado por la virulencia de la que hicieron gala en su exposición y por el odio volcado hacia un grupo humano, por sus carteles fascistas y consignas violentas, me mostró el e-mail que él mismo envió a la rectora de aquel colegio donde textualmente se lee: “…independientemente de mis gustos, pienso que los movimientos de censura son a mi criterio personal, la máxima radicalización de la intolerancia, donde se pretende imponer a la fuerza una determinada ideología a los demás, sin importar lo que éstos consideren… y esa forma de pensar no es constructiva para mis hijos, todo lo contrario. Pienso, por tanto, que se debe analizar profundamente a qué viene y qué intenciones traen los invitados a conferencias en el colegio”.

    Creo que este amigo mío, padre de familia no aficionado a los toros, lo dijo todo al respecto.

    JFI

    ResponderEliminar
  45. "Cuando no se comparte una pasión, basta con abstenerse"… A propósito así era el título de un gran editorial publicado en el diario francés "Le Figaro" en el que, una firma independiente y neutral sale en defensa de las corridas de toros ante la oleada de ataques desatada este verano en Francia por diversos famosos, como el cantante Renaud y la actriz Brigitte Bardot, junto a Jean Claude Van Damm (el drogadicto más grande y pegón de reporteras en la vida real) que se muestran partidarios de su abolición (síntoma indudable de que la fiesta brava en Francia va viento en popa). El artículo es como para aplicarlo y calzarlo perfectamente en nuestro medio. El autor del editorial, Yves Thréard quien no es aficionado a los toros, asegura que "hay asuntos más importantes que debatir" y pide al Gobierno francés que "no ceda ante las vedetes que necesitan hacerse publicidad" y que pretenden hacer creer que la muerte de los toros en los ruedos "por el solo placer perverso de algunos aficionados les es insoportable". "Se puede ciertamente comprender", argumenta el editorialista, "que la tauromaquia no sea del gusto de todos; concebir que parezca cruel, reconocer que sea inútil. Pero, con ese razonamiento, cuántas actividades deberían ser proscritas, apartadas del alcance de los hombres. ¿Se prohíbe la Fórmula 1, mortal y jugoso espectáculo que se ofrece a los amantes de la velocidad? ¿Se indigna uno de que la caza todavía esté autorizada? No todas las pasiones son vicios. Cuando uno no las comparte, basta con abstenerse"...

    Yo personalmente conozco a una activista antitaurina, pero apasionada por la pesca… ¿Qué diría ella de que se le prohiba realizar la actividad recreativa que más le gusta? El editorialista también asegura que los toros son "una tradición a la que no le falta majestad cuando el talento de los actores aparece. Es una práctica cultural anclada en no pocas regiones del planeta, que conviene respetar".

    Con frecuencia quienes quieren su desaparición son curiosamente los mismos que se quejan de la uniformización y globalización del mundo y luchan por la persistencia de las identidades. “Su cruzada es tan ridícula como la violencia de sus declaraciones", añade. "Deseemos", concluye el editorial, "que la Unión Europea no aseste un día la estocada a la corrida. Y saquemos rápidamente el pañuelo blanco para que cese la bronca idiota que se agita en el calor del verano"… (Finalmente la fiesta brava salió ilesa con una abrumadora votación europarlamentaria que encontró importante que los pueblos mantengan sus identidades).

    Por mi parte, pienso que discutir que las corridas de toros no son una manifestación cultural es querer tapar el sol con un dedo y creo que, en ese aspecto, es un debate ya superado.

    Pero este no es un escrito para defender la tauromaquia ni mucho menos. Es una advertencia del surgimiento de la intolerancia en nuestro medio: estoy más que seguro que tras la protestas antitaurinas se camufla una reminiscencia fascista: prohibir lo que no entienden, insultar a otras actividades que no les gustan, atentar a la diversidad y distintivo cultural, etc. utilizando para ello las más perversas mentiras y echando mano de campañas de menos que medias verdades y las falsedades más absolutas, además con jugosos ingresos de ONG´s extranjeras que les financian como ya es muy bien conocido. Y, claro, para que el dinero llegue hacen que el escándalo sea tan alto y llegue a los medios, para decir que trabajan, aunque luego se compruebe que todo era una falsa alarma. Consideran asesinos, por ejemplo, a los pescadores artesnales de Puerto López o Salango, donde no les importó que podrían dejar a miles de hombres, mujeres y niños en la miseria y hambruna más grande. Una vez recogida la protesta en TV, radio y prensa, llega el cheque y todos felices por que “se ve que trabajan” y además, se acerca diciembre…

    El insultar, vejar, humillar, censurar, prohibir, agredir a alguien por que tiene una ideología distinta, el odio irracional a un conglomerdo humano o una forma diferente de ver el mundo tiene un sólo nombre: fascismo.

    Lastimosamente para los fascistas en general y los antitaurinos en particular, el mundo corre hacia una reafirmación de los conceptos de la democracia donde es vital este tema que tanto desconocen ellos y que es el derecho a la libertad de expresión cultural. Ese es el signo del S XXI. Y a medida que este concepto vaya calzando en nuevas generaciones, la tauromaquia y otras actividades ancestrales seguirán vivas, amén de alguna dictadura o algún despropósito fascistoide que logren temporalmente estos nuevos dueños de la única verdad que son los antitaurinos. La intolerancia es lo que ahora más enfrenta a los humanos y está en nuestras obligaciones principales y más acertadas educar a nuestros hijos para que aprendan a aceptar y respetar a los distintos conglomerados humanos con sus raíces, diferencias, historia, tradiciones y cosmovisión… Ese será un mundo mejor para nuestros hijos y no el que ellos quieren imponer.

    Con su enfermiza animadversión y brutal ensañamiento dedicado a la fiesta brava, a sus actores y a sus aficionados y asistentes (esa es la conclusión que se saca cuando a uno le consta que entre los más asiduos activistas detractores de la tauromaquia se encuentran aficionados a la pesca, cazadores, entusiastas de las parrilladas, etc… curiosamente en estas actividades su “conciencia animalista” sufre un lapsus temporal) han llegado, cegados por este odio fascistoide, incluso a pedir audiencias en los colegios y escuelas. (!)

    ¿Qué le parecería a usted, padre o madre de familia, que en las escuelas se permita ingresar a estos grupos extremistas para vender, con mentiras y exageraciones, un odio a todo un colectivo humano, a sembrar entre los niños la intolerancia a diferentes manifestaciones culturales, a incentivar entre los niños y jóvenes el irrespeto a la diversidad cultural?... El director/a o rector/a de cualquier centro de educación que acepte esto, tal vez, de manera ingenua, no se da cuenta del peligro en el que está poniendo a su alumnado.

    La intolerancia es producto de la ignorancia y se puede entender en algunas personas sin mayor soporte intelectual, pero hacer gala de ello, es algo execrable y que siempre el sentido común, la urbanidad y la historia han condenado. Al contrario, es conocido que entre los más asiduos aficionados a la tauromaquia es común encontrar gente ilustrada y con mucho fondo cultural, amén de que los más grandes intelectuales del habla hispana (y otros de diferentes lenguas) eran y son grandes entusiastas de las corridas pero, más importante que eso, defensores a ultranza de la diversidad de culturas y la libertad de expresión artística, como lo es, gracias a Dios, la gran mayoría de los habitntes de nuestros pueblos, independientemente de sus gustos y pareceres.

    Puede haber gente que piense que una corrida de toros puede resultar arcaica y medieval. Yo contestaría que eso sería olvidarse que el expresionismo cultural y la identidad no conocen de tiempos, épocas eras y años: son un rasgo distintivo entre sociedades, etc. Y podríamos enfrascarnos en una enriquecedora conversación y discusión, siempre que exista el respeto que debe existir. Por el contrario el pretender imponer una tesis por la fuerza, las censuras, prohibiciones, persecuciones y mentalidades inquisidoras, esta absoluta minoría de “los antitodo”, eso sí que ya resulta arcaico, medieval e inaceptable actualmente. ¿A quién le declararán su guerra unilateral luego? ¿Contra quién volcarán después su odio y fascismo?, ¿Quiénes serán después el blanco de los insultos más procaces y rebuscados? ¿Los aficionados a la pesca recreativa? ¿Acaso los pescadores artesanales? ¿Los vendedores de hornado tal vez? ¿Los hijos de los faenadores del camal? Y llegando más lejos ¿Los guerreros Massai del Africa que luchan a muerte con un león como rito de iniciación guerrera como parte de su acervo cultural? ¿Los aficionados a las carreras equinas?... La verdad es que, cuando los “antitaurinos” hablan de “humanidad” se ponen en evidencia, pues no se necesita más de dos dedos de frente para darse cuenta que son precisamente ellos los que no tienen el humanismo suficiente como para aceptar el derecho de los hombres a una manifestación cultural y preferir, en vez de ello, la salud de un perro o una mosca… Y nuestros hijos pueden ser víctimas del odio, la irracionalidad, el irrespeto y el fascismo que esta gente trata de sembrar en ellos, con tanta furia, con tanto fanatismo y tan frenéticamente contra cualquier actividad cultural que no les parezca.

    Es por este tipo de actitudes e irracionales campañas emprendidas sin estudios ni bases, a través de la sensiblería y el fanatismo, que el presidente y fundador de la mismísima “Greenpeace”, Björn Oekern, renunció en el 2004 al cargo de Director de Greenpeace International por estar en desacuerdo con las tácticas y métodos de la organización para recaudar fondos y para las causas que se emplean, acusándola en un caso en particular de que "nada del dinero recaudado fue usado por Greenpeace para protección del ambiente", pero además, y haciendo referencia a este tipo de movimientos emprendidos por las filiales que hoy nos ocupan, agregaba que consideraba que “Greenpeace se ha convertido en un grupo "eco-fascista” (Tomado del libro virtual “Mitos y Fraudes” escrito por varios autores para la Fundación Argentina de Ecología Científica FAEC, www.mitosyfraudes.org).

    La libertad de expresión cultural es actualmente la vela que puede y debe iluminar los oscuros caminos del S XXI y el conocimiento de la relación hombre / naturaleza depende completamente de ella. Y he sido testigo de que esta salvaje y fascista –aunque pobre en argumentos y razones- arremetida antitaurina decembrina, molesta e incomoda inclusive a mucha gente que disgusta de la corrida de toros, pero que ama el estado de derecho, las libertades del ser humano y comprende la necesidad de defender la libertad de expresión cultural en todos los pueblos y conglomerados humanos.

    La pregunta que hay que hacerse es ¿Se debe consentir que los antitaurinos que se creen superiores al resto, dueños absolutos de la verdad, impongan su ideología y le insulten, agredan, censuren, prohiban culturas a otros por no pensar igual?... De esto siempre se alimentó el fascismo y en eso precisamente consiste.


    Y de esto me hizo caer en cuenta, precisamente un amigo (Pablo P.), que no encuentra agrado por las corridas de toros pero que tiene sus hijos en un colegio que fue visitado por personas de este talante. Impresionado por la virulencia de la que hicieron gala en su exposición y por el odio volcado hacia un grupo humano, por sus carteles fascistas y consignas violentas, me mostró el e-mail que él mismo envió a la rectora de aquel colegio donde textualmente se lee: “…independientemente de mis gustos, pienso que los movimientos de censura son a mi criterio personal, la máxima radicalización de la intolerancia, donde se pretende imponer a la fuerza una determinada ideología a los demás, sin importar lo que éstos consideren… y esa forma de pensar no es constructiva para mis hijos, todo lo contrario. Pienso, por tanto, que se debe analizar profundamente a qué viene y qué intenciones traen los invitados a conferencias en el colegio”.

    Creo que este amigo mío, padre de familia no aficionado a los toros, lo dijo todo al respecto.

    JFI

    ResponderEliminar
  46. Anónimo4:00 p. m.

    me parece que este guille es un tarado pues primero confunde el facismo ,segundo creo a todos nos gustaria ver a este tal guille en la posicion de l toro con lo del saco , la pinchada de guevas (que no le doleria tanto porque no tiene )las banderillas y por lo menos 10 chusadas erradas y luego muerto

    ResponderEliminar
  47. Nadie ilustra mejor ese fascismo al que me refiero que este valiente anónimo. Asi es.

    ResponderEliminar