martes, 28 de agosto de 2007

CVR PARA QUE TE QUIERO

En el cuarto aniversario del informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, el politólogo Martín Tanaka plantea algunas preguntas bastantes sensatas a los paladines de la justicia derechohumanista:
  • Las propuestas de reformas institucionales de la CVR: ¿No son demasiado generales? ¿No hay un trabajo pendiente de aterrizarlas y actualizarlas?
  • ¿No están demasiado mezclados algunos espacios de militancia política y de acción ciudadana en las organizaciones de DD.HH.? Esa superposición les quita eficacia a los primeros y legitimidad a los segundos.
  • Los militantes de Sendero Luminoso: ¿Son víctimas del conflicto armado o victimarios? Este es el fondo del debate sobre qué hacer con los nombres del monumento 'El ojo que llora'.
  • El humalismo: ¿Es un adversario o un aliado? ¿Y el Apra? ¿Y el Gobierno? ¿Hace bien Sofía Macher al trabajar en el Consejo Nacional de Reparaciones?
(Vía Peru21)
Creo que cualquiera a quien le concierna la verdad y la reconciliación podría responder fácilmente a estas preguntas. Además, los muchachos de las organizaciones defensoras de los DD.HH. bien podrían hacer una saludable autocrítica a partir del reconocimiento de sus propias filiaciones políticas lo cual no debería tener nada de censurable si acaso es cierto que sus opciones no están reñidas en su ontología con los universales principios derechohumanistas que dicen defender.

Lo que nos llevaría, en consecuencia, hacia una condena más clara de las ideologías de muerte que cultivan el odio y la violencia en nuestro país y que estan pasando piola, no solamente cobijadas bajo el falso manto democrático de la tolerancia y la corrección política, sino justificadas por su dialéctica social. La búsqueda de la justicia no puede quedar en las meras reparaciones, si acaso no queremos que la historia se repita.

¿Se atreven?

Por Guille da Maus

Tags:

6 comentarios:

  1. Pedirles autocrítica a la izquierda caviar es ir contra sus bolsillos. Nunca lo van a hacer.

    Ellos son la "moralidad" hecha carne.

    ResponderEliminar
  2. Caviares... a caso tienen algún centro de operaciones intelectual? Alguna universidad talvez? Tú que crees?

    ResponderEliminar
  3. ¿Centro de operaciones? La PUCP, supongo, la universidad políticamente correcta. Gracias, Paniagua.

    Bueno, lastimosamente el informe sirvió para salvarle la cabeza a muchos.

    ¿Aliados de Humala? Nelson, el ofende su estilo de vida; sinceramente, su mentalidad íntima aflora contra los nacionalistas, a quienes tacharían (si no lo hacen ya, al igual que a los chancones en colegios de caviares) de FASCISTAS, NAZIS y afines...

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, tu página y la que supongo es parte de este network (TV Bruto) son parte de mi selección oficial.

    ResponderEliminar
  5. Un poco ingenuo Guille pensar que éstos grupos propulsores de la CVR estén realmente interesados en "la reconciliación y la verdad". Hablando a calzón quitado: la CVR fue simplemente una fallida herramienta de venganza política de ciertos grupos de izquierda aupados por prensa irresponsable (El Comercio, Perú21, La República, Canales 2 y 4) y políticos endebles (Paniagua, Toledo) que vieron la oportunidad para usarla contra sus rivales políticos. Nunca hubo un interés real de reconciliar y sanar al país, eso es solo el discurso. Tanaka es una anomalía dentro del caviarismo peruano, uno de los pocos capaces de no dejarse cegar por el sectarismo, pero esperar racionalidad de un colectivo de lunáticos proterroristas es pedir demasiado estimado ratón. Es como exigirles civilidad a Mario El Huamán y su gremio Destrucción Civil. Una pérdidad de tiempo.

    La CVR déjenla donde está, en el basurero de la historia peruana.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:35 p. m.

    Estoy muy indignada, es tremendamente injusto para los familiares de víctimas del terrorismo que los nombres de sus seres queridos estén junto a los de los terroristas que murieron en la cárcel. Imagínense que en un monumento a las víctimas del holocausto reciban un homenaje junto a sus victimarios. Esto sólo puede pasar en el Perú.

    Saludos

    Adriana

    ResponderEliminar