miércoles, 11 de julio de 2007

VICTORIA CRIOLLA

Aunque "no todo está dicho", faltando el fallo definitivo de la Corte Suprema chilena, la decisión del juez chileno Alvarez nos deja en muy mala situación, no tanto por el hecho que Fujimori pueda escaparse de la justicia peruana, sino porque se trata de una grave derrota moral para todo el país. ¿Se puede decir que avanzamos si sólamente los pendejos salen ganando?


Qué duda cabe que el affaire Fujimori es más político que judicial. Lamentablemente no podemos evitar eso, habida cuenta que los peruanos no nos distinguimos precisamente por nuestra sangre fría. El proceso contra Fujimori adolece de muchos vicios y errores (especialmente en el asunto de los famosos "cuadernillos de extradición"), pero ello no lo exonera de responder ante la justicia, ni le exime del juicio moral hacia su persona, ampliamente negativo por su evidente cinismo e hipocresía. Cualquier ciudadano que se respete no debería tolerar semejantes burlas:



Por Guille da Maus

Tags:

9 comentarios:

  1. Tienes mucha razón: el affaire Fujimori fue siempre más político que judicial.

    Empezó con la inhabilitación fraudulenta que le impuso el Congreso y siguió cuando Olivera, Toledo y García Sayán inventaron la procuraduría ad hoc.

    Siempre dijimos que todas estas acusaciones eran parte de una persecución política.

    No me alegra coincidir contigo, pero qué le hacemos...

    ResponderEliminar
  2. Ay Ratoncito...

    Nunca tuve esperanzas de realmente lo extraditaran, pero como dicen que soñar es gratis, quise darle a Chile el beneficio de la duda.

    Pero es verdad lo que dices. Las cosas se hicieron mal y ahora estamos pagando el precio.

    Lo único que me alegra es ver a especímenes rastreros como Raffo, Marthita y Luz, todos perdidos, decepcionados y sin saber qué hacer al ver que tantos años de sobonería, encubrimiento y apoyo irracional no les han servido de (casi) nada, que su líder los ha abandonado para irse a perseguir una curul japonesa.

    Como dicen, el crimen (o la inmoralidad) no paga.

    Pero en momentos como éstos, no sé por qué, me provoca ver quinientas veces seguidas esa película con Denzel Washington "Man on fire".

    Grrrrrr.....

    ResponderEliminar
  3. Manito de cuy5:22 p. m.

    Al igual que en el futbol, una vez mas somos el hazmerreir del continente. Me imagino que en otros paises simplemente se deben estar matando de la risa de nosotros.

    Y todo por que no tenemos un estado que defienda verdaderamente los intereses nacionales (dentro de los cuales estan los intereses morales y de identidad).

    Fijense como en otros paises para defender a un connacional o una causa considerada justa mueven tropas y todo un equipo diplomático, lo que hace que cualquier ciudadano de otro pais, luche y quiera a su patria.

    ¿Es tan dificil aspirar que alguna vez nuestro estado (al que mantenemos con los impuestos que nos esquilman dia a dia) simplemente cumpla sus obligaciones?. Porque, no se les está pidiendo otra cosa. No se les pide que inmolen su vida por una causa. Unicamente se les pide que dejen de lado sus reuniones sociales, cafecitos, almuercitos, lonchecitos, ceremonias, abrazos, fotos, besos; y se pongan a cumplir sus obligaciones que para eso el estado les cumple puntualmente con su sueldo. Estos si son, parafraseando a Alan Garcia Perez - que pendejo que eres-, un grupo de Don Comechado, Don Lonchecito, Don Ceremonio, Don Cretino y Don Conchudo, empezando por Alan, los congresistas y los ministros.


    MANGA DE SINVERGUENZAS !!!

    QUE SE VAYAN TODOS !!!
    QUE SE VAYAN YA !!!

    .

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con el ratón, la mayoría de las acusaciones son ridículas, han pretendido culparlo por todo lo malo que ocurrió en su gobierno, ¡si hubiesen podido hasta de El Niño lo hubiesen acusado éstos ineptos caviares! es decir una extradición politizada a forro por la misma sarta de hipócritas que acusan de politizado al fallo del Ministro Alvarez y que en el colmo de la frescura reclaman al gobierno peruano precisamente politizar el pedido de extradición. Ah, caviares, ¿quién los entiende?

    No voy a discutir lo de Fujimori la persona, es un pendéivis de exportación. JAJAJA. Pero como dijo el filósofo aliancista Marko Ciurlizza:

    El fútbol es de los vivos.

    ResponderEliminar
  5. Perdón, debí decir Aldo Olcese.

    ResponderEliminar
  6. La desmoralización ciudadana es más que peligrosa ya que trae como consecuencia (entre otras tantas) un descontento generalizado que se traduce en la imposibilidad de construir una identidad peruana; es más, la intención de construirla se evapora frente a este tipo de noticias.

    Manifestémonos en contra de esta posibilidad.

    ResponderEliminar
  7. Peru re-evolución3:22 p. m.

    lo terrible es que aún existen fujimoristas pululando en el país. 600 000 votos para keiko lo evidencian y evidencian el grado de IMBECILIDAD del pueblo peruano

    ResponderEliminar
  8. Todo un cínico en el sentido filosófico del término. No estaría mal si no estuvieramos en el Perú donde seguramente muchos que hayan leído esta columna deben estarse apuntando en su equipo, pero sin conocer nada de la "mística" original. ¿Qué no? Acabo de escuchar a un chiquillo que, para justificarse en su pésimo desempeño, argumentó: "es que mis enemigos son tan mediocres como yo". ¿Donde escuche eso antes?


    Me considero un hombre de éxito porque nunca pasé una noche en la cárcel. Mi mayor ambición es que no me arreste la policía. El éxito para mí consiste en permanecer en libertad.
    Soy escritor porque no se me ocurre otra manera de ganar dinero quedándome en casa.
    Salgo en televisión no por cariño al público sino para ganar suficiente dinero que me permita alejarme de él.
    Todos los escritores que he leído me parecen mejores que yo, especialmente aquellos que dicen no haberme leído o aquellos que dicen que soy un mal escritor.
    No creo en Dios, pero rezo por las dudas. Lo hago sin convicción, como cuando compro un boleto de la lotería. Sólo me persigno sin dudarlo cuando estoy en un avión a punto de despegar.
    Me siento un buen hijo si veo a mi madre tres veces al año: en navidad, en su cumpleaños y en el día de la madre.
    Mi obligación como padre se limita a darles de comer a mis hijas, pero no a obligarlas a comer. No me siento obligado a vestirlas ni educarlas. Si no aprenden nada en el colegio ni aprenden a vestirse, se parecerán más a mí y tal vez nos llevaremos mejor.
    No aspiro a tener amigos. Prefiero tener empleados. Me tratan con más cariño y no vienen a verme a la casa.
    Mis enemigos no son muy distintos de mí. Me reconozco en ellos. Son mediocres como yo. Saben que no pueden ser mis amigos y se resignan a odiarme.
    ¿Alguien más se apunta? Pobre Diego.

    Por Guille da Maus

    Tags: Jaime Bayly
    Etiquetas: intelectuales

    ResponderEliminar
  9. puede ser que esto sea muy politizado, pero tiene que pagar sus verdaderas culpas, ese amarillo no se puede burlar del Perú así nomás... sabemos que aquí no hay justicia y la necesitamos con urgencia, no solo en este caso, hasta cuando eh?!

    ResponderEliminar