lunes, 7 de mayo de 2007

INVERSIONISTAS DON'T GO

Aunque el paradigma del capital extranjero como agente del desarrollo es el único que parece haber calado en la mente de nuestros gobernantes, a falta de otros correlatos como el crecimiento del mercado interno y la liberalización de la economía (ojo, que la afluencia de inversión foránea no es precisamente señal de liberalismo económico), es bastante preocupante lo que se deduce del ultimo informe de la CEPAL donde se muestra el decreciente interés en Latinoamérica por parte de los inversionistas extranjeros:

En 2006, la entrada de inversión extranjera directa (IED) en América Latina y el Caribe siguió recuperándose aunque a un ritmo menor al registrado en 2005. En 2006 llegó a 72.440 millones de dólares, cifra levemente superior a los 71.360 millones de dólares consignada en 2005 (1,5% de alza) y a los 66.000 millones de dólares registrada en 2004 (9,8% superior). Así lo dio a conocer hoy la CEPAL en su informe La inversión extranjera en América Latina y el Caribe, 2006.
Estas cifras indican que la región presenta una situación estable en materia de entrada de inversiones, luego de haber sufrido una caída significativa a comienzos de la presente década. Esta situación es, en gran parte, el reflejo de un buen desempeño macroeconómico y de los altos precios de los productos básicos, factores que estimularon el ingreso de IED.
Sin embargo, a pesar de esta tendencia positiva, la proporción de la IED mundial que capta América Latina y el Caribe ha vuelto a disminuir por segundo año consecutivo y representa sólo el 8% de la inversión extranjera global, el segundo valor más bajo de los últimos quince años. Según el informe, esta disminución tiene múltiples razones, entre las cuales se puede mencionar el menor interés en la región que han demostrado las empresas transnacionales y la dificultad de América Latina y el Caribe para competir eficientemente por cierta clase de inversiones, lo que representa un importante desafío para las autoridades latinoamericanas.
Eso, sin mencionar que las bravuconadas de algunos gorilas de turno en la región espantan no solamente a los inversionistas, sino al desarrollo en general. Acá en el Perú no estamos libres todavía de espantapájaros ni de arrebatos anti que, a falta del desarrollo de los otros factores mencionados, pueden convertirse en el engendro de una nueva época de desgracias para nuestro país.

Por Guille da Maus

Tags:

1 comentario:

  1. paolo diaz10:04 a. m.

    lo de la inversion es un rollo importante pero no imponente, el asunto es que el estado peruano derriba las reglas tributarias cuando les apetece a los que se mbriagan de poder.porke se fue la inversion privada?? porke jugaron sucio los que dicen representarnos, la kodak a brasil, las volkswagen a argentina, ahora ni chapitas hacemos, no obstante no todo esta perdido, la actual bonanza permitiria crear manufactura, pero ohh horror!! eso es imposible cuando el estado nunca ha previsto lo importante k es invertir en investigacion en los centros de estudios superiores, si no preguntenles a los chicos de mecanica de fluidos de la san marcos...

    ResponderEliminar