miércoles, 2 de setiembre de 2009

RECETAS MÁGICO-REALISTAS

¿Quién dice que no hay "chorreo"? Con lo vulgar (y falaz) que es ese término pocos pueden ver y aceptar la realidad de las cosas en su aspecto económico. Por ejemplo actualmente -y en plena 'recesión'- se está dando una especie de 'boom' de revistas: Pecados, Poder, Casos, Cosas, Fausto, Eva, Tiburcia, etc, etc. ¿No lo notaron? Que va, si justamente la mayoría de opinólogos que escriben para esas publicaciones critican que no llueve ni siquiera polvo.

También podemos ver como la mayoría de diarios de gran circulación han modificado sus formatos para adecuarse y explotar las oportunidades que ofrece un mercado cada vez más dinámico, que es de lo que verdaderamente se debería hablar. Hasta el globofóbico antineoliberal La Primera ha estrenado nuevas secciones y nuevo diseño, blogstars incluídos.

¿Business son business? Al menos con el paladín del radicalismo las cosas siguen sin estar claras respecto a su financiamiento. No es por desear que se les meta mordaza sino por la misma hepática ética que ellos se manejan: mal que dependas de la publicidad estatal, muy mal que te financien los empresarios, malísimo si recibes cheques de la CIA. Estamos de acuerdo. ¿Y si se trataran de petrodólares?

Por eso me causó bastante curiosidad esta convocatoria a un seminario taller donde participará como ponente nada más ni nada menos que el director de La Primera, César Lévano:


¿Será él quien revele la receta mágica para emprender un proyecto editorial autosostenible sin tener que depender del carquiento gran capital? ¿Por fin conoceremos esa economía digna y soberana que no vive de vender su conciencia (y su trasero) a algún esbirro del capitalismo salvaje?

Alguna vez escuché decir a un director de fanzine: "todo comienza con una buena idea, se mantiene con muchas ganas, y se acaba al hacer presupuesto". Ex amore se llega hasta la edición número 2 o 3. Para hacer un periódico la cosa es más complicada.

3 comentarios:

  1. Realmente espero con mucha avidez la receta magica que dara Levano, debe haber encontrado la formula magica y de eso al Pullitzer hay medio pasito.

    ResponderEliminar
  2. Oye Manuel, tambien envidias a Levano? Yo solo crei que te conformabas con envidiarle al Ocram?
    Una mas Manuelito, se escribe PULITZER, no "Pullitzer", learn to speak better English.
    Papa Anonimo te enseña otra vez.
    A proposito felicitaciones al dueño de este blog, un sitio bastante ameno, entretenido, con referencias a la fuente, en pocas palabras, UN BLOG PROFESIONAL hecho por un Profesional

    ResponderEliminar
  3. Hum! Curioso libro. Es de esos que venden tipo: "Aprenda inglés en tres semanas" ó "Hágase psicólogo en 11 capítulos". Imprescindible para todo aquél bibliófilo amigo de los manuales de autoayuda. No sé cómo es en Perú, pero en España hay dos problemas: Primero que se lee muy poco, y segundo que las editoriales prefieren a valores seguros vendibles, pero mediocres, que a buenos escritos desconocidos. Y si quieren triunfar en prensa, no lo duden: diario deportivo.

    ResponderEliminar